El Procurador del Estado, Wilfredo Chávez. (Foto: APG)

Periódico Bolivia / ABI

El procurador del Estado, Wilfredo Chávez, quien juró al cargo el 12 de noviembre, encontró una entidad abandonada y «desnaturalizada» porque -según informó- no se pagaron ni los honorarios de los jueces internacionales contratados por Bolivia.

«No se les pagó, lo que podría incidir negativamente en la defensa de los intereses del Estado boliviano», advirtió Chávez y precisó que estos juristas fueron contratados en el marco de procesos arbitrales para defender los intereses del Estado.

La autoridad también lamentó que el régimen anterior haya archivados varios casos de corrupción que se produjeron, precisamente, durante los últimos 12 meses.

«Haremos seguimiento a casos de corrupción, por ejemplo en Cochabamba, que se esfumaron o fueron tapados por el gobierno golpista y hay que retomar» enfatizó el Procurador.

Explicó que sus primeros días en el cargo estuvieron abocados a desmontar un «aparato opresor» y recalcó que ahora se debe contar con personal técnico, capaz de encarar la investigación de varios casos de corrupción, por ejemplo, el de los respiradores.

«Lo primero que hemos visto es que la Procuraduría se había convertido en los últimos meses en una oficina de persecución política, no para defender el país», apuntó Chávez cuando atendió el requerimiento de los periodistas durante el ampliado del MAS que tuvo lugar en Cochabamba.

«Hemos visto ese abandono, hemos visto como el gobierno golpista ha impuesto un instrumento que no cumplía las condiciones y, lo más triste, es que ha desnaturalizado el rol», añadió Chávez en referencia a la Procuraduría General del Estado.

linkedin