Las autoridades no han dado elementos concluyentes sobre la autoría de los hechos. (Foto: API)

Telesur

Las crecientes manifestaciones de violencia en Colombia tuvieron en las últimas horas nuevas expresiones, al registrarse asesinatos múltiples en los departamentos Valle del Cauca y el Cauca, el resultado fue cuatro fallecimientos y seis lesionados.

La Policía en el Valle del Cauca confirmó la muerte de dos personas en medio de un ataque armado que se registró en el barrio San Pedro, centro del municipio de Palmira, en el departamento colombiano Valle del Cauca.

En el mismo hecho, otras seis personas resultaron heridas, quienes fueron trasladas a centros asistenciales de esa localidad.

De acuerdo con el coronel Jorge Urquijo, comandante de la Policía en el departamento, un hombre habría llegado disparando hasta una vivienda en la que se encontraban las víctimas.

“Los hechos se presentan cuando una persona, desde la calle, acciona un arma de fuego contra las personas que estaban en una casa”, indicó el coronel.

El oficial agregó que ya se avanza con las investigaciones para dar con el responsable de este ataque armado.

“Con la administración local y la Fiscalía se avanza en las investigaciones, ya hay un indicio y se intenta dar con el paradero del responsable”, expresó.

Por otra parte, las autoridades del departamento colombiano del Cauca confirmaron que dos personas fueron asesinadas en las últimas horas por un grupo armado en la zona rural, límites de los municipios de Argelia y El Tambo, en el suroccidente de esa demarcación.

Los hechos ocurrieron en la vereda Recogedero, corregimiento de San Juan del Micay, donde fueron hallados sin vida Rigoberto Camilo Caicedo de 59 años de edad, agricultor, y Helena Johana Yale Muñoz, quien administraba un bar.

Habitantes de la zona manifestaron que las víctimas fueron atacadas con disparos presuntamente realizados por efectivos de un grupo armado al margen de la ley.

Hasta el momento no se conoce sobre el desarrollo de investigaciones para esclarecer este hecho, aunque sí que los cuerpos sin vida fueron levantados y trasladados hacia instituciones oficiales.

Observadores de derechos humanos como el Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) han advertido sobre la espiral ascendente de violencia que ha experimentado el país durante el año 2020.

Esa situación ha sido uno de los principales detonantes de acciones de movilización social como la Minga y la Marcha.

linkedin