El Tribunal Supremo Electoral (TSE) tiene un gran desafío en sus manos: administrar con transparencia unas elecciones inéditas en la historia de Bolivia. Además, debe recuperar la confianza perdida de la población tras el fraude electoral a favor del MAS en 2019.

Para ello, el Órgano Electoral realizó una importante inversión en tecnología para implementar la Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), que emitirá resultados preliminares. También pondrá en funcionamiento el Sistema de Consolidación Oficial de Resultados de Cómputo (SCORC), más conocido como el sistema de cómputo de votos, con la finalidad de blindarlo de ataques externos y garantizar un conteo transparente de votos. Todo esto con un sistema informático desarrollado bajo conducción propia de la entidad, que cuenta con un respaldo internacional y diseñado por la empresa británica Reckon Digital, con lineamientos del TSE.

El software también estuvo bajo la supervisión del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y cuenta con estándares de seguridad óptimos. Para garantizar su funcionamiento, se realizaron las pruebas necesarias para poner a prueba la capacidad del sistema. Previamente, el Padrón electoral pasó por al menos siete filtros durante un proceso estricto de depuración. Esos filtros son la contrastación de datos con el Registro Civil, el cruce de información con otras instituciones, la constatación de la ciudadanía de que sus familiares fallecidos no sigan habilitados, entre otros. Además, la verificación de las huellas dactilares, la inhabilitación de personas que no sufragaron en las últimas dos elecciones, el cruce de datos con el Instituto Nacional de Estadística (INE), y el apoyo de los organismos externos para el control del registro de votantes.

 También, la entidad acudió a fuentes complementarias para obtener información de autoridades de Salud, del Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir), la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS), los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) y los cementerios generales.

Con todas estas medidas de seguridad, el TSE garantiza un proceso electoral transparente, de modo que la democracia se fortalece y el país se reencamina en una nueva etapa de recuperación y consolidación.

linkedin