Bolivia Digital

En muchos países de América se hacen celebraciones especiales entre finales de octubre y principios de noviembre en conmemoración de los que ya no están. En Bolivia se realiza el armado de ‘mesas’ para celebrar Todos Santos, con el tradicional pan conocido como tantawawa. En México se celebra este día, con el pan de muerto.

Tantawawa

El 1 y 2 de noviembre se celebra en Bolivia Todos los Santos. La costumbre local que se hace para recibir a las «almas» de nuestros seres queridos, al mediodía del 1 de noviembre. Tradicionalmente se realiza el armado de una mesa o altar donde se posicionan dulces, suspiros, cañas de azúcar, flores, agua y tantawawas.

La palabra aimara tantawawa está compuesta por: tanta, que significa pan y wawa significa bebe o niño.

Foto: EFE

Estos panes son una especie de muñecos construidos con masa de pan, adornados con caritas o mascaritas. «Por otro lado, en Todos Santos no solo se hace tantawawas, sino también, los panaderos hacen: los achachis, los caballos, las coronas,  la escalera u y otros», indicó el sociólogo, Alberto Medrano.

Dada el contexto de pandemia, los productores de caretas para tantawawas innovaron con imágenes de doctores y enfermeros.

Dentro de las caritas para pan más diminutas se encuentran las que están destinadas a las galletas.

Pan de Muerto

En México el pan de muerto es parte fundamental de la tradición que, al igual que en Bolivia, se celebra el 1 y 2 de noviembre.

De acuerdo al instructor del Instituto Gastronómico ASPIC en México, Jesús Gonzálezel, el pan de muerto está presente en todas las casas, tiendas o panaderías, y se remonta a tiempos prehispánicos. «En aquellos tiempos se mezclaba con cierto ritual, con cierto sacrificio. La tradición era hacer un sacrificio, que era extraer el corazón a los hombres o mujeres y el corazón se bañaba de amaranto e incluso se lo comían».

Gonzales contó que con la llegada de los españoles y los europeos, esto cambió. Ya que al ver, los recién llegados, esas tradiciones les pareció descabellante, «entonces pasa que, ellos con sus masas y su trigo, empiezan a fusionar esas costumbres con la panadería».

Tradicionalmente el pan de muerto mexicano está representado en un bollo redondito, que es el cuerpo del difunto. En la parte de arriba ponen lo que llaman ‘las canillas’, que representan los huesos o dedos y brazos del difunto. Así también, ‘las canillas’ se representan como si fueran unas lágrimas o llanto del difunto. Y en la parte superior, se ubica ‘la bolita del centro’ y representa el cráneo.

Otro pan especial de México se encuentra en Zaachila. Es un pan de muerto que tiene un bordado floral con los colores del mandil que visten las mujeres de la zona.

En la región mexicana de Mitla el pan de muerto presenta figuras de dibujos realizados con una masilla especial hecha de azúcar, huevo y limón.

Foto: @bhclaveria

Por último el pan de muerto de la Mixteca que se hace con la misma masa del bolillo y se le da forma humana. A este producto se le espolvorea azúcar blanco si es un pan para el altar de los niños o con azúcar rojo si es para adultos.

Foto: @bhclaveria

Estas piezas de panadería boliviana y mexicana sólo están a la venta durante esta época del año.

linkedin