Una vista del municipio de Riberalta Foto: RPO

 

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

El municipio amazónico de Riberalta (Beni) se apresta para ingresar en un período de encapsulamiento de siete días, desde el 24 al 31 de mayo, con la finalidad de contener el brote del coronavirus (COVID-19). Sin embargo, la medida se aplica luego de que 12 médicos ingresaron en aislamiento por sospecha de portar el virus, que ya infectó a cuatro personas de esa región.

El alcalde Enzo Roca anunció la medida, asumida en coordinación con los representantes de las instituciones y organizaciones que conforman el Comité Municipal de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres (Comurade).

Riberalta es uno de los ocho municipios que presenta casos de coronavirus en el departamento beniano. De hecho, su paciente cero es una enfermera que estuvo en contacto con muchos colegas y población, por lo que las autoridades locales determinaron aplicar el confinamiento.

La región está en emergencia porque 12 médicos, enfermeras y personal de salud fueron puestos en aislamiento, en un alojamiento contratado por la municipalidad, donde pudieron estar en contacto con infectados, entre ellos la directora municipal de Salud, Melba Patricia Alipaz.

La autoridad declaró que solicitará ayuda al nivel departamental y nacional, ya que, debido al confinamiento de buena parte de su personal médico, es urgente reemplazar a estos profesionales, para no dejar sin atención a la población.

“Nos hemos reunido con las autoridades competentes y estamos buscando una solución inmediata para reemplazar al personal que está aislado en un hotel que el municipio alquiló”, señaló Alipaz, en declaraciones reproducidas por la radio San Miguel.

La Secretaría edil de Salud señaló que la falta de personal afecta sobre todo al hospital antiguo, que funciona como centro de aislamiento en el municipio, ya que además del personal confinado en el alojamiento, hay otro tanto que tiene su residencia en Riberalta y que se restituyó a su hogar, para evitar mayores contagios.

La población de este municipio se dio a la tarea de aprovisionarse de alimentos y todo lo necesario para sobrellevar el encapsulamiento. Tienen hasta las 18 horas del sábado para hacerlo.

El epidemiólogo de la red de salud 07-Riberalta, Armando Achocalla, anunció ayer sobre la confirmación de un cuarto caso y expresó su preocupación porque el caso cero tuvo contacto con varias personas antes de percatarse que era portadora del virus.

“No queda más que reiterar a la población, pedirles encarecidamente que cumplan con las medidas de bioseguridad, el uso de barbijos, que estornuden o tosan en la cara interna del codo”, señaló el galeno en Bolivia TV.

linkedin