Infografía: Periódico Bolivia

Angela Marquez / Bolivia

En Bolivia, hasta ayer se registró un acumulado de 126.791 personas contagiadas con COVID-19. De esta cifra se evidenciaron 84.286 recuperados, que representan el 66%  del total de personas. Al respecto, las autoridades manifestaron su positivismo, pero aún muestran preocupación, ya que al bajar el índice de contagio y flexibilizarse la cuarentena, las personas comenzaron a descuidar las medidas de bioseguridad, dejando el uso de barbijos, asistiendo a aglomeraciones, entre otros.

“Hay una especie de falsa seguridad en la población, una situación que nos preocupa demasiado, porque vemos que por la flexibilización la población no está asumiendo su responsabilidad en cuanto a los cuidados, y esto puede traernos un problema grave, un rebrote en un corto periodo”, lamentó el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto.

En los últimos fines de semana, tanto en la ciudad de Santa Cruz (la primera en dejar salir a las personas los sábados y domingos) como en La Paz, en los últimos días se evidenció una gran aglomeración de personas en diferentes puntos: entre otras, en la ciudad de El Alto las personas no respetaban el distanciamiento físico, y pasaba lo mismo en los mercados y centros de abasto.

El asesor técnico del Ministerio de Salud, René Sahonero, indicó que es lamentable que las personas estén incumpliendo con los protocolos de bioseguridad, los cuales son el uso de barbijo, el distanciamiento físico, el lavado constante de las manos y el uso de alcohol en gel.

“Es importante que toda la ciudadanía tenga la conciencia de que el virus está presente, no se ha ido, y si nosotros le favorecemos y le damos un caldo de cultivo con seguridad va a ir aumentando permanentemente”, resaltó.

Sobre los recuperados, el asesor del Ministerio de Salud dijo que el que más casos concentra es el departamento de Santa Cruz, que tiene cerca de 36 mil o 37 mil pacientes recuperados, seguido del departamento de La Paz.

Desde el primer caso reportado de COVID-19 en Bolivia (el 10 de marzo), muchas de las personas se vieron incrédulas a la situación, creyendo que era un invento (en algunos sectores continúan manteniendo el mismo pensamiento).

El inicio de las campañas políticas provocó que las personas se aglomeren mucho más en las caminatas que realizan con los candidatos en los diferentes departamentos sin respetar ninguna de las instrucciones dadas por el Ministerio de Salud, Sedes, entre otros.

Aquello fue criticado por el jefe del departamento de Neumología del Hospital del Tórax, Juan José Miguez Dávila, quien indicó que estas concentraciones masivas llegarían a ser un foco de infección.

 “Las concentraciones se pueden considerar como un foco de contagio, allí es donde uno se contagia, por el mal uso del barbijo y las aglomeraciones innecesarias”, dijo.

Miguez indicó que el gran problema que existe en Bolivia es que la población no hace caso a nada.  “Ya bajó un poco la incidencia de la enfermedad y ya la gente está otra vuelta en las calles, lo que tenemos que hacer es seguir protegiéndonos, usar barbijo, lavarse de manos, mantener la distancia física, hay que cuidarnos, la gente se está aglomerando y podemos tener un rebrote”, replicó.

Así también, al ser preguntado por las personas recuperadas, indicó que esto se debe a que muchos están siguiendo el tratamiento, pero agregó que solamente falta saber las secuelas que la enfermedad pueda dejar en cada una de las personas que pasaron la enfermedad. Debido a que el coronavirus es una enfermedad reciente, no se tienen mucha información.

MÁS CAMAS EN LAS UTI

Sahonero también agregó que la saturación de las unidades de terapia intensiva disminuyó considerablemente.

“Otro factor importante es que estos últimos días ha disminuido la cantidad de personas en terapia intensiva y en las camas que tienen todos los hospitales”, afirmó.

linkedin