Caos y violencia estuvieron a punto de acabar con el 80% de la ciudad de El Alto. Foto: Archivo

Ghilka Sanabria / Bolivia

El jefe de la División Anticorrupción de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Fernando Guarachi, declaró al diario El Deber de Santa Cruz que el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, habría ejecutado transferencias financieras por un aproximado de Bs 1 millón y medio en noviembre de 2019.

MINISTERIO PÚBLICO

Esta documentación fue enviada al Ministerio Público, que sigue la investigación a la exautoridad del gabinete de Evo Morales por la presunta comisión de terrorismo, sedición, financiamiento al terrorismo e instigación pública a delinquir.

Guarachi también indicó que cinco personas fueron identificadas en el movimiento de dicha suma económica. Se presume que el dinero fue destinado a generar convulsión social posterior a la renuncia y abandono del país de Evo Morales.

La autoridad policial también sugirió que se abra un proceso contra Quintana por omisión de declaración jurada al dejar la función pública y legitimación de ganancias ilícitas. Guarachi detalló que los movimientos económicos tuvieron lugar entre el 11 y 24 de noviembre de 2019.

HECHOS DE NOVIEMBRE

Después de la renuncia de Evo Morales a la presidencia, Bolivia vivió una ola de violencia promovida por grupos organizados afines al Movimiento Al Socialismo, que registraron hechos de terror, sobre todo en la ciudad de El Alto y en La Paz.

La Policía Boliviana detectó la presencia de miembros de la guerrilla extranjera que impartían instrucciones desde el Chapare (Cochabamba) y que luego fueron detenidos por el uso de armas de fuego en enfrentamientos con las fuerzas del orden, especialmente en Santa Cruz (Montero).

Se atacaron viviendas de autoridades, periodistas y activistas por la democracia. Se quemaron buses municipales de La Paz y se amadrentó a las familias que habitaban en zonas residenciales, que por 21 días reclamaron en las calles por el evidenciado fraude electoral que promovió el MAS.

Sufrieron agresiones inocentes y en algunas zonas de El Alto los vecinos fueron obligados a marchar, aún en contra de su ideología.

El 19 de noviembre manifestantes ingresaron a Planta de YPFB en Senkata (El Alto) y quemaron automóviles

Los efectivos de la Policía y las FFAA contuvieron ese ataque, que de haberse materializado, hubiese ocasionado una catástrofe y arrasado con el 80% de la ciudad de El Alto.

La Policía y las Fuerzas Armadas (FFAA), en inmediaciones de la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), tuvieron que dispersar a los manifestantes y evitar que los autos incendiados dentro de las instalaciones lleguen a la planta engarrafadora.

Varios exministros del gobierno de Morales se refugiaron en la residencia de la Embajada mexicana en La Paz, entre ellos Juan Ramón Quintana, que está denunciado por varios delitos, pero el principal es haber colaborado en hechos de sedición y terrorismo, cuando Morales ordenó que no ingresaran alimentos a las principales ciudades de Bolivia.

linkedin