Los mercados de las principales ciudades del país se vieron abarrotados por miles de personas que salieron en busca de alimentos, mientras que los surtidores de gasolina soportaban una inusitada presión de vehículos en busca de combustibles. Con la experiencia de 2019, la gente optó por tomar previsiones y almacenar insumos para resistir un eventual escenario de desabastecimiento generado por bloqueos y otras protestas.

Precisamente, para evitar un probable escenario de violencia política, la Conferencia Episcopal, la Unión Europea y Naciones Unidas emitieron un comunicado para pedir a todos los actores políticos que se preserve la paz por encima de los intereses políticos. Los comicios de este domingo se han constituido en un evento histórico para el ejercicio de derechos y el fortalecimiento de la democracia, según aseguran estas entidades.

Estas tres organizaciones jugaron un papel protagónico desde 2019, pues desplegaron todos sus esfuerzos para acercar a los actores políticos que se enfrentaron tras la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. La pacificación del país, que se consolidó con el llamado a las elecciones que se desarrollarán este domingo, debe continuar con la voluntad ciudadana y política orientada a evitar un clima de confrontación y agresión que impida culminar con éxito el presente proceso de transición democrática.

“Es necesario preservar la paz, la capacidad de diálogo y la tolerancia entre todas las partes involucradas”, se lee en el comunicado tripartito al que se adscribieron otros organismos internacionales que siguen de cerca el proceso electoral del país.

La Iglesia junto a la ONU y la UE también ratificaron su pleno respeto al Tribunal Supremo Electoral y a los tribunales departamentales “en este sensible momento para organizar elecciones transparentes, participativas y seguras”. Destacaron el objetivo del sistema de transmisión de resultados preliminares y alentaron “a los actores políticos y a todos los actores a aguardar con calma y serenidad los resultados oficiales del cómputo nacional”.

El TSE, que este año ha entregado todos los informes pertinentes al tiempo de emitir las señales que despejan dudas sobre su desempeño, merece todo el respaldo del país y “el acompañamiento que la comunidad internacional realiza con misiones electorales de expertos y de observación, así como las iniciativas de observación de la sociedad civil boliviana”.

Frente a este escenario, la canciller Karen Longaric consideró que las elecciones se realizarán de manera pacífica y transparente, pese a las amenazas de violencia que surgieron en las últimas semanas. De hecho, el Gobierno asegura que las actitudes ciudadanas de aprovisionarse de alimentos e insumos no deben extenderse, puesto que existen todas las garantías de que todo el proceso electoral se realice de manera tranquila.

El embajador de la Unión Europea en Bolivia, Michael Dóczy, reveló que existe “preocupación y tensión en la población” por lo que pueda suceder en las próximas horas.

La paz, ese monosílabo maravilloso que transmite tantos valores, debe ser el patrimonio del país y la garantía para proyectar un futuro necesario para el país. Bolivia se la merece.

linkedin