Infografìa: Bolivia

Bolivia

Bolivia ingresó a la fase de posconfinamiento el 1 de septiembre, una medida que fue adoptada para reactivar la economía del país, que se vio afectada por la presencia del coronavirus. Esta determinación permitió la apertura de las fronteras aéreas para el transporte de pasajeros y el comercio. Además, posibilitó el ingreso de compatriotas por los distintos puntos fronterizos terrestres, preferentemente el de Pisiga, en la frontera con Chile.

Marcel Rivas, director general de la Dirección General de Migración (Digemig), informó al periódico Bolivia que hasta el 10 de septiembre ingresaron al país 14.210 ciudadanos por todos los puntos fronterizos.

Por Pisiga entraron 4.674; Estación Avaroa, 3.625; Yacuiba, 2.655; Puerto Suárez, 2.438; Desaguadero, 226; Bermejo, 430; Pando, 83; Guayaramerín, 64; Paraguay, 15.

Por otra parte, se conoció que los ciudadanos de nacionalidad brasileña son los que más están saliendo del país (vía terrestre), puesto que entre el 1 y el 10 de septiembre 8.361 abandonaron Bolivia.

También se fueron del país 3.668 españoles, 3.897 estadounidenses, 2.495 argentinos, 885 alemanes, 731 peruanos, 879 chilenos, 516 franceses, 284 colombianos, 245 mexicanos y 561 personas de otras nacionalidades.

EMISIÓN DE PASAPORTES

Respecto a la emisión de pasaportes, Rivas añadió que los trámites se realizan con mayor continuidad, sobre todo los que quedaron retrasados por la pandemia (desde marzo).

“Ahora habilitamos muchos servicios online para reducir las filas que se forman a diario, eso empieza a descongestionar la cantidad de gente en las oficinas. Todo este trabajo se realiza mediante el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad y de salud”, aseguró.

Las reservas vía internet para determinar un día y hora de atención son de mucha utilidad, puesto que muchas personas llegan a las oficinas (según les designaron) y realizan sus trámites, sin arriesgar su salud por la cantidad de gente y las constantes aglomeraciones.

SITUACIÓN DE LOS VENEZOLANOS

Desde hace meses que hay mucha preocupación entre los bolivianos y las diversas autoridades del país por la masiva presencia de ciudadanos venezolanos, ya que, mientras una gran mayoría se dedica a realizar diversas actividades comerciales para el sustento diario de sus familias, otro grupo reducido comete ilícitos, incluso con sus hijos.

Ante ello, Rivas señaló que este caso se debe analizar desde dos puntos de vista: el primero, tomando en cuenta una posición humana en la que el Estado cumpla con sus derechos y permitiendo una libre migración, como proponen distintos países.

“Acá se contempla la solidaridad a las familias y los niños, respetando sus derechos humanos, reconociendo su identidad y el derecho a tener nacionalidad, lo que nuestro país reconoce plenamente”, dijo.

El otro elemento a tener en cuenta, y que Migración trabaja en coordinación con las unidades policiales como la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Interpol, Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), entre otras, es la presencia de grupos de venezolanos que no vinieron por familia o un futuro mejor, sino a cometer delitos.

“Contra ellos vamos a activar de manera implacable los protocolos de seguridad en el país y todo ciudadano extranjero y de otra nacionalidad que viole la ley será remitido al Ministerio Público, para luego activar la salida obligatoria del país”, aseveró.

La autoridad remarcó que, a pesar de que el coronavirus sigue presente en el país, Digemig continuará realizando sus labores de control fronterizo, operativos en distintos sectores y la emisión de documentos para ciudadanos nacionales y extranjeros.

linkedin