Infografía: Rafael Amusquivar.

Gabriela Ramos / Bolivia Digital

Aunque no está establecida oficialmente como un síntoma propio del coronavirus (COVID-19) por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la experiencia de varios médicos establece estos síntomas como característicos de un contagio por el virus, sobre todo si este se desarrolla hacia el séptimo día luego de la exposición al mismo, así lo explicó el otorrinolaringólogo Marco Antonio Ríos Bravo y el inmunólogo Aldo Vacaflores.

Ríos Bravo explicó el proceso que se produce debido al contagio con coronavirus es parecido al que la persona sufre cuando tiene gripe y está acompañado de una sensación de congestión nasal, pero no se caracteriza por la rinorrea (comúnmente conocida como moquera).

Detalló que este cuadro se debe a la edematización (o inflamación) de la mucosa nasal “a nivel de la bóveda de la pirámide nasal”, donde se encuentran las células olfativas,

La edematización o inflamación de la mucosa nasal cubre estas células y el paciente pierde la capacidad de sentir aromas u olores, o tiene dificultades para hacerlo, lo que se conoce como anosmia.

Ríos Bravo acotó que la capacidad de “sentir sabores”, acción que se ejecuta con el sentido del gusto, está relacionada con el olfato y por eso la persona también advierte esa deficiencia.

El COVID-19 es un virus de la familia de los coronavirus, microorganismos que producen enfermedades respiratorias agudas. La variedad causante de la actual pandemia que afecta a todo el mundo, provocó la muerte de más de 160 mil personas y más de un millón de contagios. Sólo en Bolivia se reportaron 564 casos confirmados, 33 fallecidos y 31 pacientes recuperados.

El inmunólogo Aldo Vacaflores señaló que los síntomas clásicos de esta enfermedad eran la fiebre, tos, malestar y dificultad respiratoria, pero que muchos médicos notificaron la recurrencia de síntomas como la pérdida del olfato y el gusto.

El profesional indicó que aún no se realizaron estudios sobre esta característica, y que expertos de la Sociedad de Otorrinolaringología de Londres elaboraron estudios al respecto.

Vacaflores manifestó que la pérdida de ambos sentidos es temporal y se debe a que las vías respiratorias altas (ya sea nariz, boca o garganta) estuvieron expuestas al virus, que de alguna manera afecta a los nervios que procesan el sentido del gusto y el olfato.

Indicó que es importante que el diagnóstico médico no se elabore sólo en base a estos síntomas, sino que el médico debe valorar otros posibles síntomas, haga preguntas sobre posibles contactos con casos confirmados, visitas a lugares donde el virus está presente, entre otros factores.

El inmunólogo remarcó que el hallazgo de ambos síntomas es algo “anecdótico”, porque aún no se realizaron estudios serios al respecto, sin embargo, aseguró que varios pacientes en Bolivia reportaron esa sintomatología.

Desarrollo de la enfermedad

Luego de la exposición a virus, hasta el quinto día, puede existir un cuadro febril leve, que muchas veces la persona no le da importancia, explicó Ríos Bravo.

Entre el primer y séptimo día, el paciente puede sentir una “incomodidad glótica”, dolor en la faringe o comúnmente conocida como dolor de garganta.

“A partir del quinto hasta séptimo día empieza la sintomatología real, que en algunos casos puede ser aguda o puede pasar en forma gradual: puede haber la fiebre, la molestia en la garganta. La tos seca vendrá a partir del séptimo día”, detalló.

Estudios en el exterior

La Sociedad Francesa de Otorrinolaringología (ORL) advirtió sobre la aparición de síntomas como la pérdida del sentido del olfato y el gusto. El presidente del Consejo Nacional Profesional de ORL, Jean-Michel Klein declaró a Infobae que “no todos los positivos con COVID-19 son anósmicos, pero todos los anósmicos aislados, sin causa local, sin inflamación, resultaron positivos para el nuevo coronavirus”.

También el virólogo alemán Hendrick Streeck dijo que la falta de olfato y gusto podría ser una pista para alertar acerca de la presencia de COVID-19, según recoge la misma publicación.

Según la BBC, otorrinolaringólogos de Inglaterra, Corea del Sur e Italia también reportaron la anosmia como probable síntoma del COVID-19

De hecho, en algunos estados de Estados Unidos, personal médico y militar que realizaba controles, optaron por ungir hisopos de algodón (cotonetes) en vinagre y darlos a oler a la ciudadanía, para verificar que su sentido del olfato esté en perfectas condiciones.

linkedin