Bolivia Digital

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus en América se han reportado más de 168.000 contagios en poblaciones indígenas en 12 países, con casi 3.500 muertes, afirmó Mary Lou Valdez, directora Adjunta de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Se deben acelerar los esfuerzos para garantizar una respuesta coordinada, y óptima al virus con organizaciones y líderes indígenas, recomendó Valdez en la primera reunión regional de alto nivel de la OPS.

En algunas zonas de la cuenca amazónica, como Roraima y Amapa, en Brasil, y Cayena, en la Guayana Francesa, las poblaciones indígenas son diez veces más vulnerables a contraer la COVID-19 que otros grupos de las mismas zonas.

“La Región de las Américas se caracteriza por su rico patrimonio multicultural y multiétnico; no obstante, las poblaciones indígenas y afrodescendientes están a menudo sujetas a la discriminación y exclusión, lo que conduce a inequidades en materia de salud”, destacó Valdez.

La OPS destaca que casi 55 millones de personas indígenas viven en América Latina y el Caribe, y más de 7,5 millones viven en América del Norte.

Según el relator Especial de la OEA sobre los derechos de los pueblos indígenas, Francisco Cali Tzay, “la pandemia ha exacerbado el racismo y el estigma hacia las comunidades indígenas”, acusándolas de no respetar las medidas de salud pública y culparlas por las altas tasas de infección.

Durante la reunión, algunos representantes de la OPS, los ministerios de Salud y los grupos indígenas propusieron una serie de medidas para que se tengan en cuenta las necesidades particulares de las poblaciones indígenas en los planes de respuesta a la pandemia.

Esto incluye tener lineamientos sobre cuarentena y distanciamiento físico que tengan en cuenta las tradiciones y costumbres culturales; hacer que la información y el material sobre comunicación de riesgos estén disponibles en las lenguas indígenas; tener un mayor reconocimiento de los determinantes sociales y ambientales de la salud; y recopilar datos desglosados para determinar las prioridades y dar seguimiento a las medidas.


La segunda reunión de alto nivel sobre el impacto del COVID-19 reunirá a representantes de poblaciones afrodescendientes de la región, y se celebrará el 17 de noviembre.

linkedin