El embajador de Ciencia y Tecnología de Bolivia, Mohammed Mostajo. (Foto: Internet)

Bolivia Digital

El embajador de Ciencia y Tecnología de Bolivia, Mohammed Mostajo, ratificó que no tuvo ningún tipo de participación en la adquisición de los 170 respiradores españoles y consideró que por esa razón el Ministerio Público no lo incluyó en las investigaciones.

En una entrevista con el programa Fama, Poder y Ganas de radio Activa, el embajador aseguró que no se fugó del país, además aseveró que está dispuesto a contribuir con la Fiscalía cuando está requiera una nueva declaración.

“En el caso respiradores yo no tuve ningún tipo de conocimiento de que se habían comprado 170 respiradores, para ser sincero. Yo fui vocero de los 500 respiradores (de terapia intensiva) que compró el (ex) ministro Aníbal Cruz, con fecha del 1 de abril”, explicó Mostajo.

El fiscal del caso, Omar Mejillones dijo que ninguno de los implicados mencionó a Mostajo como parte del proceso de adjudicación. Indicó que se tomaron las declaraciones del embajador en calidad de testigo y a través de un cuestionario.

En ese sentido, Mostajo aseguró que puede salir de Bolivia en cualquier momento y como cualquier otro ciudadano, lo que no significa que salió huyendo del país, ya que tiene residencia permanente en Estados Unidos (EEUU) y puede ejercer su cargo como embajador desde cualquier lugar del mundo.

Manifestó que es residente permanente en EEUU desde 2019, pero que radica en el país norteamericano desde hace 14 años. Aclaró que su residencia es de Categoría A, reservada para personas que llegan “a lo más alto de su carrera”.

“Yo no tengo vela en ese entierro porque mi responsabilidad nunca fue, nunca ha sido y por el momento no va a ser dar recomendaciones o especificaciones técnicas”, aseguró durante una entrevista.

Explicó que elaboró la estrategia de Estado para la lucha contra el COVID-19, que en algunos puntos fue tomada en cuenta por el Ministerio de Salud y en otros no, pero que en ningún caso gestionó alguna compra.

Renunció al salario

El embajador sostuvo que durante el tiempo que estuvo en Bolivia renunció a su salario y consideró que es irrelevante hablar del tema ya que por las consultorías que realiza le pagan alrededor de $us 1.500 por hora por las consultorías de Estado para la lucha contra el coronavirus.

“Envié una carta en la que renunciaba a mis salarios desde abril. Me parece hasta gracioso que discutamos un salario de estos. Incluso me sale mejor cobrar una consultoría de Estado, que rinda entre 1.000 y 1.500 dólares la hora, más todos los gastos pagados. Esas son consultorías de estrategia de Estado o de empresas, donde te pasan datos, los analizas, y das sugerencias”, acotó.

Negó además algún parentesco con la presidenta Jeanine Áñez y su hija. “Para mí sería un honor, pero lamentablemente no soy el novio de Carolina (…). Tenemos una relación cercana, pero no somos pareja”, apuntó.

linkedin