Karem Mendoza/Periódico Bolivia

La alianza Observación Ciudadana de la Democracia (OCD) — conformada por 14 instituciones independientes de la sociedad civil— desplegará 184 veedores en territorio nacional y en tres países, con mayor cantidad de residentes bolivianos, para controlar el desarrollo de la jornada de votación del 18 de octubre.

“Esta es un muestra clara de la voluntad que hay en la sociedad latinoamericana de fortalecer y reconstituir nuestras democracias. Como nunca en una coyuntura tan difícil en el proceso democrático boliviano empiezan a emerger iniciativas muy interesantes que salen de la propia sociedad civil”, aseguró el director ejecutivo de la Fundación Jubileo, Juan Carlos Núñez.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) otorgó la acreditación para el funcionamiento de la misión, la cual cumplirá con las mismas responsabilidades y la emisión de informes como las cinco misiones de observación internacional.

La alianza está financiada por la Cooperación Suiza (Cosude), National Endowment for Democracy (NED) y por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid por sus siglas en inglés), que auspició la dotación de insumos de bioseguridad y un curso internacional de especialización electoral.

Logística nacional

En Bolivia, 130 observadores controlarán 1.300 mesas de sufragio distribuidas en los nueve departamentos.

“La conformación de la alianza ha requerido la capacitación cuidadosa de sus observadores”, explicó la vocera de la OCD Bolivia, Sandra Verduguez.

Los veedores participaron de un curso nacional de formación para monitores ciudadanos, un curso internacional de especialización electoral y un taller de capacitación con Transparencia Electoral de Argentina.

Despliegue en el exterior

La institución Transparencia Electoral está encargada de la logística y el despliegue de 54 observadores en Chile, Argentina y Brasil, que son países que concentran 216.267 residentes bolivianos votantes habilitados para sufragar en los comicios de octubre.

Al menos 460 mesas de votación serán controladas. En Chile siete observadores vigilarán 87 mesas; en Brasil, cuatro veedores, 103 mesas y en Argentina, 270 mesas por 43 personas.

“Para nosotros es un gran desafío. Hicimos algo similar en las elecciones de 2019, por lo tanto, ya contamos con una experiencia, ya conocemos el territorio, los lugares donde se desarrollará la elección bastante particular, donde hay un contexto de mucha tensión política”, aseveró el director de la institución, Leandro Querido.

Los encargados destacaron la importancia de la participación y la mirada de la sociedad junto con los medios de comunicación.

EL PERSONAL ENVIARÁ REPORTES EN TIEMPO REAL VÍA VIRTUAL

La aplicación móvil desarrollada por las organizaciones permitirá al personal de observación emitir cuatro reportes en tiempo real antes, durante y después de la jornada de votación en los cuatro países.

“La aplicación ya está diseñada y la probaremos en un simulacro este domingo. El sistema contiene los cuatro formularios correspondientes a la observación de la jornada electoral y es de uso interno”, explicó la vocera de la OCD Bolivia, Sandra Verduguez.

El primer reporte detallará la llegada de las maletas, las instrucciones de los notarios a los jurados y las actividades hasta la apertura de la mesa.

El segundo informe se dará durante la jornada de 08.00 a 17.00 para evidenciar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, voto asistido y otros que se desarrollarán en 20 preguntas.

El formulario tres detallará el desarrollo del escrutinio y cómputo, manejo del acta, incidentes, violencia y el ingreso de ciudadanos al conteo público.

El último reporte plasmará las características cualitativas sobre el rol de los jurados, notarios y guías electorales sObre su desenvolvimiento durante la jornada.

linkedin