El secretario general del Sirmes de La Paz, Fernando Romero. (Foto archivo)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

El Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública de La Paz (Sirmes) trabaja en un anteproyecto de ley en el que se establece la necesidad de garantías para prestar sus servicios profesionales en distintos puntos del país y la sanción drástica y legalmente a quienes agredan, desprestigian y hostiguen a los galenos en esta época de crisis sanitaria.

Fernando Romero, representante del Sirmes, manifestó, en entrevista en la red Unitel, que esa es una de las demandas más importantes del sector, seguida de la necesidad de los 310 ítems para contar con más profesionales en el área, debido a que ya colapsaron en diferentes hospitales.

“Lamentamos que no atiendan nuestros urgentes requerimientos, de seguir así, el lunes volveremos a realizar medidas de protesta para que solucionen nuestros pedidos”, dijo Romero.

“No puede ser que en cualquier lugar persigan, amedrenten, amenacen de muerte al profesional médico, esto debe terminar. Esperamos que nos den las garantías porque lo único que estamos haciendo es atender a los pacientes, incluso arriesgando nuestras propias vidas”, agregó.

El sector realizó ayer (jueves) durante una hora un paro de brazos caídos en protesta a varias demandas, que esperan sean escuchadas.

“También tenemos otras demandas urgentes como es la falta de implementos de bioseguridad para los galenos, enfermeras y servicio de salud en sus diferentes tareas”, insistió.

El sector reclama los ítems comprometidos, además de 10 mil equipos de bioseguridad para cada institución de salud en La Paz, y al menos 50 ventiladores de alta gama para las terapias.

linkedin