Infografía: Yuri Rojas

Bolivia

El Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) se consolidó en las elecciones subnacionales del 7 de marzo como el partido político con mayor fuerza en el país, luego de tener autoridades electas en 240 de los 336 municipios de Bolivia.

De acuerdo con estos datos del Tribunal Supremo Electoral (TSE), el partido obtuvo mayor cantidad de alcaldías ganadas en relación a los comicios de 2015, cuando ganó en 227 de los entonces 339 municipios.

En Cochabamba, este año logró ganar 41 de 47 gobiernos locales; en Potosí, 35 de 41; en Oruro, 28 de 33; en Tarija, 8 de 11; en Beni, 8 de 19; en La Paz, 63 de 87; en Chuquisaca, 21 de 29; en Pando, 8 de 15; y en Santa Cruz, 28 de 54.

Según el conteo oficial, en 19 municipios el MAS ganó las alcaldías con el 100% de los votos válidos. Diez están en Cochabamba, uno en La Paz, cinco en Oruro y tres en Potosí.

Al respecto, el analista político Carlos Saavedra señaló que con los resultados el MAS demuestra que es el partido con mayor liderazgo y tiene construcción política que analiza la historia de Bolivia y proyecta el futuro del país, medida que le ayuda a orientar las acciones en el presente mostrando su estructura territorial en todo el país.

“No existe otra fuerza, son distintos liderazgos que ganan en municipios, ahora su tarea es conquistar los lugares donde son esquivos para darle su voto, donde no puede conseguir en municipios de mayor densidad poblacional”, dijo.

Mientras tanto, el analista político Carlos Saavedra advierte dos hechos importantes: el primero muestra que el MAS alinea las líneas internas mostrando que trabajan de forma unificada, y el segundo hecho muestra una oposición más fragmentada.

Además mencionó que la oposición se encuentra fragmentada porque la convocatoria del Comité Cívico no logra reunir a liderazgos dispersos porque no tienen una sola mirada del país.

linkedin