La pandemia hace estragos en India. Foto: DW

DW

Más de 17 millones de casos de nuevo coronavirus fueron oficialmente contabilizados en el mundo, de los cuales más de la mitad en tres países, según un recuento de la agencia AFP realizado este miércoles (30.07.2020) a las 07H00 GMT en base a fuentes oficiales.

Al menos 17.022.877 personas contrajeron COVID-19, de las cuales 666.586 murieron, según las cifras oficiales.

En Estados Unidos hay 4.426.982 casos  y 150.713 decesos. En ese país se registra en este momento un fallecimiento por minuto debido al COVID-19. En Brasil se contabilizan 2.552.265 casos  y 90.134 decesos. En India, 1.583.792 contagios y 34.968 muertes. Estos son los tres países más afectados.

El ritmo de la pandemia continúa acelerándose en el mundo, con un millón de casos más detectados en apenas 4 días.

ONU pide a países del Sudeste Asiático atajar la desigualdad por la COVID-19

Naciones Unidas pide a los países del Sudeste Asiático atajar la creciente desigualdad provocada por la pandemia de COVID-19, en un informe publicado este jueves en el que alaba la gestión de las naciones de la región contra el virus.

«Como en otras partes del mundo, el impacto sanitario, económico y político de la COVID-19 ha sido significativo en todo el Sudeste Asiático, afectando con más fuerza a los más vulnerables. La pandemia ha mostrado profundas desigualdades, deficiencias en la gobernanza y la necesidad de una vía de desarrollo sostenible», señaló este miércoles el secretario general de la ONU, António Guterres.

En el informe, que analiza el impacto de la pandemia, el organismo internacional elogia la respuesta coordinada de las naciones de la región contra el nuevo coronavirus, que han logrado con aparente éxito mantener un relativo número bajo de infectados.

Indonesia -el cuarto país más poblado del mundo- es donde más impacto ha tenido la COVID-19 en el Sudeste Asiático, con 102.000 casos confirmados y 4.900 muertos, mientras Laos, con 20 infectados y ningún fallecido, es la nación menos afectada.

Sin embargo, la ONU advierte que esta gestión exitosa debe traducirse en abordar los graves problemas socioeconómicos que afronta la región.

linkedin