En las últimas horas se hicieron evidentes las muestras de apoyo y solidaridad con el departamento del Beni, que atraviesa difíciles momentos al enfrentar la pandemia del coronavirus.

Desde el traslado de personal médico de distintas partes del país de forma voluntaria, hasta la entrega de equipamiento para fortalecer el sistema de salud o la dotación de medicamentos, son las acciones que se tornaron características, ya que todo el pueblo boliviano siente el dolor por el que pasan los benianos, quienes fueron abandonados por anteriores gobiernos que nunca se preocuparon por mejorar sus condiciones de vida.

A todo ello se sumó el anuncio de la presidenta Jeanine Áñez, que pidió la intervención de cuatro entidades para coadyuvar la “reorganización” de la logística y las acciones para luchar contra el virus en el que es “su” departamento.

La Mandataria pidió también el emplazamiento de un nuevo hospital, con capacidad para 150 camas, para fortalecer el sistema de salud en esa región, por lo que convocó a destacados profesionales que manejan la crisis de salubridad del país, además de sus ministros, para que asuman esa enorme tarea.

Cada labor que se vaya a desempeñar para salvar la vida de los benianos es importantísima, dados los niveles de contagio en esa región.

Los esfuerzos son muchos y las tareas son arduas, pero se ha visto que nadie baja la guardia y que con el paso de los días la solidaridad aumenta, para ganarle la batalla al enemigo invisible que hace daño a los bolivianos y que ya causó estragos en distintos países del mundo.

linkedin