Una artesana con más de 20 años de labor expone su trabajo frente al museo de Tiwanaku. (Foto: Estefani Huiza)

Bolivia

Los pobladores del municipio de Tiwanaku, ubicado a 70 kilómetros (km) de la ciudad de La Paz, ya no cuentan con los ingresos que solían generar antes de la llegada de la pandemia y del gobierno de transición en 2020. En el caso del turismo, según las artesanas del lugar, la venta se perdió en casi el 100%. Cafeterías, centros de recreación, hoteles y algunos negocios que se dedicaban a la gastronomía ya no tienen clientes.

Victoria Quispe, de 78 años, lleva más de 20 años vendiendo sus artesanías en cercanías del museo de Tiwanaku. Ella, al igual que sus compañeras de rubro, cerró su negocio debido a la fuerte crisis económica que se registró en Bolivia a raíz de la cuarentena rígida, pero cuando vieron que el país se iba reencaminando con la llegada del presidente Luis Arce, adoptaron las medidas de bioseguridad y se dispusieron a emprender de nuevo.

Hoteles y restaurantes del centro de Tiwanaku están cerrados.

Al frente del museo de Tiwanaku se ven varias casetas abandonas, otras vacías y descuidadas. Transeúntes contaron que ese lugar era muy concurrido y cada día llegaban turistas a ver las ruinas ancestrales.

“Nací en esta tierra divina, aquí tuve a mis siete hijos y aquí también murió mi esposo, que era un gran conocedor de la cultura tiwanakota, por eso le gustaba hacer el tallado en piedra y hablar sobre arqueología”, mencionó la artesana.

La señora Victoria contó que, gracias a los turistas extranjeros, Tiwanaku era uno de los municipios mejor consolidados, debido a que existía un gran movimiento económico. Ahora el panorama es distinto, sus calles, avenidas, plazas, museos, hoteles y lugares de recreación están completamente vacíos.

El complejo astronómico Chakana es conocido por difundir filosofía andina.

“Cada vez que vemos que llega algún bus o flota, rápido salimos, sacamos nuestros productos con la esperanza de vender algo”, dice la artesana.

El alcalde del municipio de Tiwanaku, Octavio Quispe, señaló que la actividad económica bajó considerablemente, pero esperan que con las medidas económicas implementadas desde el Gobierno nacional la situación mejore para las familias.

“Hemos tenido que soportar la pandemia, nos afectó mucho sobre todo en el turismo, ya que la mayoría de los comunarios vive de esos recursos que genera la visita de extranjeros”, dijo Quispe.

Calixto Cabrera, kelka mallku de la zona Subcentral, lamentó que algunos sectores quieran implementar la cuarentena rígida, ya que esto les ocasionaría mucho daño a su economía.

Reyna Vargas trabaja hace más de 15 años vendiendo artesanías de elaboración propia. Ella, al igual que Victoria, sobrevive con la venta diaria de sus productos y espera que con las nuevas medidas económicas se pueda vencer la crisis.

Nuevo museo incentivará el turismo

El alcalde del municipio de Tiwanaku, Octavio Quispe, afirmó que gestionará la investigación de más piezas arqueológicas para promover el turismo en la región y por el bien de la riqueza cultural que tiene el país.

Réplicas de los monolitos.

Quispe sostuvo que Tiwanaku es una región rica en cultura y por eso la zona proyecta un plan maestro que comprende la construcción de un nuevo museo con estándares internacionales.

“Tenemos preparado el proyecto y el estudio para la realización de este nuevo museo. Esperamos que el Gobierno central nos apoye en esta iniciativa para cumplir este sueño”, señaló.

linkedin