Amanaci: REUTERS/Ueslei Marcelino Charito: @reichlesteffen

Bolivia Digital

Alrededor del mundo miles de animales son afectados por los incendios. En diferentes puntos las llamas del fuego dejan secuelas físicas en la fauna. En Bolivia se conoció el caso de la tapir Charito, encontrada con sus patas quemadas en San Matías, Santa Cruz. Así también en el Pantanal de Brasil, Amanaci es el nombre del jaguar hembra que sufrió quemaduras de tercer grado en sus patas.

Charito

Un grupo de activistas y voluntarios, rescató a Charito, una joven tapir, que sufrió graves quemaduras en sus miembros inferiores, durante los incendios en el área de San Matías, en Santa Cruz.

Foto: @reichlesteffen

El animal fue hallado en el río Santo Rosario, cerca de la propiedad que lleva el mismo nombre, donde recibió atención primaria por guardaparques y personal de la estancia.

Foto: @reichlesteffen

Los voluntarios aseguran que todavía falta un largo camino de recuperación, entre tres o cuatro semanas, debido a que tiene un cuadro de deshidratación que será atendido y monitoreado antes que pueda ser liberada.

Amanaci

Amanaci es el jaguar hembra, ejemplar del mayor felino de América, que fue hallada en septiembre, refugiada en un gallinero de Poconé, estado de Mato Grosso. Donde llegó huyendo del fuego, y poco después fue trasladada al Instituto Nex, una Organización No Gubernamental (ONG) de preservación de estos animales, para ser tratada.

Foto:  EVARISTO SA AFP

Actualmente, Amanaci se recupera de las quemaduras de tercer grado que sufrió en sus patas por las llamas que consumieron un 23 % del pantanal en el sur de la Amazonía brasileña. A pesar de tener un estado mejorado, es probable que el animal no regrese a su hábitat natural pues las quemaduras afectaron los tendones que le permiten sacar sus garras y le facilitan trepar, cazar y fijar a sus presas.

La jaguar se recupera con un tratamiento de células madre que, según los veterinarios, ha acelerado mucho la cicatrización de sus patas, que llegaron con quemaduras severas.

Foto:REUTERS/Ueslei Marcelino

Ahora, Charito y Amanaci son símbolos de la destrucción causada por uno de los peores incendios jamás registrados en el planeta.

¿Qué hacen los animales salvajes durante los incendios forestales?

A pesar de que se desconoce cuántos animales han muerto en todas las regiones del planeta, lo que está claro es que las especies están han evolucionado para salir adelante en hábitats que arden. Los animales están afrontando nuevos retos.

Huir o esconderse

«Los animales salvajes tienen una larga relación con el fuego», explicó en una entrevista en 2014 Mazeika Sullivan, ecóloga de ecosistemas de la Universidad Estatal de Ohio. «El fuego es una parte natural de estos paisajes».

La especialista resaltó que muchas especies necesitan fuego. El calor de las llamas puede estimular la liberación de esporas en algunos hongos, como las colmenillas. «Algunas plantas solo granan tras un incendio. Y algunos animales, como el ciervo mulo y el pico ártico, necesitan zonas quemadas para comer y anidar. Sin fuego, estos organismos no pueden reproducirse y cualquier cosa que dependa de ellos se verá afectada».

Los animales de los bosques suelen tener la capacidad de huir del calor, aunque como vimos en el caso de Amanaci y Charito, con graves secuelas físicas. Las aves pueden salir volando, los mamíferos corren y los anfibios y otras criaturas pequeñas se refugian bajo tierra, se ocultan en los troncos o se ponen a cubierto bajo las rocas. Otros animales se refugian en arroyos y lagos.

linkedin