La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (Foto: DPA)

Infobae

La Unión Europea comprará al menos 300 millones de dosis de la posible vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca. Esta decisión podría debilitar los planes liderados por la Organización Mundial de la Salud para que haya un enfoque global.

La Comisión Europea anunció este viernes el entendimiento con la farmacéutica británica. La adquisición se efectuaría “una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y efectiva” contra el coronavirus, aseveró el Ejecutivo en un comunicado.

En un primer momento, la compra de esta potencial vacuna ascendería hasta los 300 millones de dosis “con la opción de adquirir 100 millones más en nombre de los Estados miembros”. Se trata del tercer acuerdo de este tipo que la Comisión concreta con empresas farmacéuticas tras el suscrito con Sanofi-GSK el pasado 31 de julio y con Johnson&Johnson este jueves.

La operación se financiaría con el Instrumento de Ayuda de Emergencia europeo. Asimismo, ya se trabaja en cerrar más derechos de compra preferente con otros potenciales productores, informó la Comisión.

Una trabajadora en el Centro de Referencia de Inmunobiológicos Especiales (CRIE) de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp) donde se realizan los ensayos de la vacuna del coronavirus Oxford/AstraZeneca (Foto: REUTERS)

La investigación de AstraZeneca se encuentra entre las fases 2 y 3 del nivel de desarrollo después de que los primeros procesos “hayan sido prometedores en materia de seguridad y inmunogenicidad”. Entre las características que se han valorado de forma positiva en las investigaciones de la empresa londinense destacan “el enfoque científico, la tecnología empleada, la rapidez para producir a gran escala, la fiabilidad y la capacidad de surtir a toda la Unión Europea”.

Pese a que el proceso regulatorio para el desarrollo de una vacuna se ha “flexibilizado” para acelerar los tiempos de la autorización y la fabricación, la Comisión afirma que el marco regulatorio y sanitario sigue siendo “robusto”.

Este nuevo acuerdo de la UE sigue a un pacto inicial con AstraZeneca alcanzado en junio por la Alianza de Vacunas Inclusivas de Europa (IVA), un grupo formado por Francia, Alemania, Italia y los Países Bajos para asegurar las dosis de vacunas para los 27 estados miembros. La Comisión no reveló los términos del nuevo acuerdo y se negó a decir si había sustituido al de la IVA.

Un cartel de AstraZeneca en Macclesfield, Gran Bretaña (Foto: REUTERS)

“Este nuevo acuerdo dará a todos los estados miembros de la UE la opción de acceder a la vacuna de forma equitativa y sin fines de lucro durante la pandemia”, dijo AstraZeneca en un comunicado.

El Ejecutivo de la UE dijo que sus acuerdos están dirigidos a financiar parte de los costos iniciales para desarrollar las vacunas. Es un pago inicial parcial para asegurar el suministro futuro, pero las compras se materializarían en una etapa posterior por cada estado de la UE.

La medida de la UE podría dificultar los esfuerzos liderados por la OMS y GAVI, una alianza mundial que pretende comprar dosis en nombre de los países ricos y en desarrollo con un plan separado. La Comisión ha instado a los estados de la UE a que eviten la iniciativa liderada por la OMS porque la considera demasiado cara y lenta, dijeron funcionarios de la UE a Reuters en julio.

Ahora la Comisión está diciendo abiertamente que las vacunas compradas a AstraZeneca, y a otros fabricantes, podrían ser donadas a los estados más pobres, asumiendo efectivamente la misma tarea que la OMS está llevando a cabo con el llamado ACT-Accelerator Hub.

linkedin