Pese a que se colocaron rejas en el atrio del Palacio de Comunicaciones, varias personas se aglomeraron en el lugar. (Foto; Carlos Barrios)

Gabriela Ramos / Bolivia

En el primer día de flexibilización de la cuarentena por el coronavirus (COVID-19), las calles paceñas se caracterizaron por las filas para abordar vehículos de transporte público, hacer transacciones bancarias o comprar alimentos, y aglomeraciones de personas en puertas de algunas entidades.

Muy temprano, miles de paceños salieron de sus casas dispuestos a retomar sus actividades laborales, sin embargo, como el transporte público está trabajando solo al 40% de su capacidad, debido a que no se puede ocupar todos sus asientos, se formaron largas filas en distintas paradas.

Las autoridades departamentales y municipales de La Paz y El Alto decidieron flexibilizar la cuarentena del 1 al 30 de junio, de acuerdo con el Decreto 4245, emitido por el Gobierno para dar continuidad a la medida nacional, condicionada y dinámica.

La disposición fue establecida por el Gobierno debido a la pandemia del coronavirus, que ya causó 9.982 contagios en el país, de los cuales 507 se encuentran en el departamento paceño.

“Estoy haciendo fila hace media hora, hay vehículos, pero los espacios que tienen se ocupan rápido porque las disposiciones dicen que no tienen que estar llenos; ojalá pudieran habilitar más vehículos para movilizarnos”, dijo Mirtha Zeballos, una vecina que trataba de abordar un motorizado para ir a su casa, desde la Plaza del Estudiante hasta Tembladerani.

En las estaciones del teleférico también se formaron extensas filas de pasajeros, que se extendieron hasta por siete cuadras, como ocurrió en la línea Amarilla de Ciudad Satélite.

El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Alfonso Tenorio, admitió que las colas registradas se debieron a cierto “desespero” de la población, pero llamó a esta a mantener y cumplir las medidas de bioseguridad y distanciamiento social, para evitar que se produzca una explosión de casos.

Tenorio destacó que gracias a la cuarentena rígida el actual pico que tiene Bolivia, de 9.982 casos, se retrasó por 20 días, lo cual permitió al Gobierno prepararse mejor para optimizar sus condiciones de salubridad.

“Gracias a las medidas de distanciamiento, aislamiento de los casos positivos leves, gracias a las medidas de cuarentena de los contactos, se ha logrado que los 10 mil casos de ahora no se presenten hace 20 días, se retrasó el pico de 10 mil casos y eso le permitió al país prepararse”, destacó el representante del organismo internacional.

Por ello, exhortó a la población a manejarse con responsabilidad y cuidarse, para evitar un desfase en el control de casos de COVID-19.

Aglomeraciones

Las filas no solo se circunscribieron a los medios de transporte, sino que también se registraron en bancos e instituciones como la Caja Nacional de Salud (CNS) o la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) Futuro de Bolivia, donde la aglomeración de personas derivó en la formación de dos hileras.

“Vengo porque durante la cuarentena mi mamá no pudo cobrar su renta, en el banco pusieron varias trabas para evitar que sus hijos cobremos y mi mamá tuvo que esperar hasta que se regularice la atención para venir a reclamar. No somos el único caso y por eso hay estas enormes filas”, señaló Víctor Salazar.

Si bien todas las personas que estaban en estas filas portaban su barbijo, en muchos casos no hacían un uso correcto de estos accesorios. Otros individuos incluso lucían insumos de bioseguridad como ser mamelucos de distintos colores y diseños, pantallas faciales, lentes y guantes.

Sin embargo, el común denominador fue que mucha gente no respetaba las recomendaciones de distanciamiento social, es decir, guardar uno a dos metros de distancia de las otras personas.

Lo mismo ocurrió en puertas de entidades como ser la Fiscalía Departamental de La Paz, Delapaz, Tránsito, el Palacio de Comunicaciones, el Servicio General de Identificación Personal (Segip).

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), René Sahonero, también pidió a la gente coadyuvar con los esfuerzos de las autoridades y evitar que se registre un incremento de los contagios.

Alertó de que si la población actúa de manera irresponsable y se descontrolan los casos, “van a ser difíciles las condiciones de manejar esta situación; va a llegar un momento en que si la población no nos ayuda, no vamos a poder controlar”.

Sahonero manifestó especial preocupación por la situación de los municipios de La Paz, El Alto, Achocalla y Viacha, que en los últimos días registraron más de 20 casos.

“Alrededor de la ciudad de El Alto y La Paz están comenzando a haber contagios y es algo que nos preocupa porque se está expandiendo el virus”, afirmó.

Aseguró que si la población evita aglomerarse, respeta el distanciamiento social y sale de su vivienda solo para lo indispensable, el ritmo de contagio se mantendrá bajo.

linkedin