Desde finales de 2020, el éxito militar en la lucha contra el delito transnacional es constante. (Foto: Archivo)

Bolivia

Con el objetivo de lograr mayor control en todas las zonas fronterizas del país, para evitar el paso de mercadería ilegal y controlar el trabajo que realiza el personal desplazado a esos sectores, el Gobierno reactivó los equipos de supervisión y control (Inteligencia) que durante el régimen de Jeanine Añez fueron desmantelados.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, detalló al periódico Bolivia que estos equipos, de los cuales evitó dar a conocer la cantidad y el número de efectivos que los conformarán, por un tema de estrategia, inicialmente investigarán cómo trabaja el personal en la frontera.

“Primero harán una fiscalización para identificar a los buenos funcionarios y sancionar a los malos”, detalló la autoridad.

Añadió que realizarán en concreto tres tareas: investigar al personal que trabaja en la frontera (militares, aduaneros, policías, entre otros), a los contrabandistas y clanes familiares que ponen el dinero y hacen ingresar mercadería ilegal a Bolivia y sobre todo un análisis estratégico en el país vecino respecto a las consecuencias de la lucha anticontrabando boliviana.

Estas unidades contarán con el apoyo de pobladores que viven en las fronteras, tomando en cuenta que conocen qué militares u otro personal está trabajando en colaboración con los contrabandistas.

“Respecto a los clanes familiares, se investigará a los miembros desde el nivel más bajo al más alto debido a que esas agrupaciones dañan bastante a la economía y a la producción nacional”, manifestó.

También realizarán estudios de los pasos ilegales que se reactivaron en toda la gestión 2020.

“El punto fuerte es el análisis estratégico en el país vecino para conocer qué pasa cuando paramos el contrabando. Eso mostrará si nuestro trabajo da resultados y es exitoso”, dijo.

Anteriores resultados

Hasta finales de 2019 se contaba con unidades de Inteligencia que corroboraron el éxito del combate al contrabando en la línea de frontera.

Rodríguez recordó que a finales de 2019 varias transnacionales abandonaron Iquique (Chile) y los legisladores del norte de ese país pidieron leyes para fomentar la llegada de turistas bolivianos, puesto que los controles en la frontera con Bolivia habían hecho desplomar su economía basada en el contrabando.

linkedin