Logotipo del organismo financiero. (Foto: RRSS)

Franz Acarapi / Bolivia Digital

La presidenta Jeanine Áñez envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional el proyecto de ley para la contratación de un crédito externo del Fondo Monetario Internacional (FMI) por 240.100.000 de Derechos Especiales de Giro (DEG) —equivalentes a $us 327 millones— para atender los efectos directos e indirectos originados por la emergencia sanitaria nacional causada por la pandemia del coronavirus en Bolivia.

Los recursos serán destinados a las acciones y medidas necesarias para la prevención, contención y tratamiento del COVID-19, declaradas de interés y prioridad nacional por la Ley 1293, del 1 de abril de 2020, que en su artículo 9, parágrafo I, literal b, señala que el Órgano Ejecutivo y las entidades territoriales autónomas deberán considerar como fuente de financiamiento los créditos y donaciones internas y externas.

“Se hace necesario que la Asamblea Legislativa Plurinacional en el ámbito de sus atribuciones y competencias atienda de manera prioritaria el presente proyecto de urgencia económica para el pago de bonos sociales que contengan en todo el territorio nacional la pandemia por la infección del coronavirus (COVID-19), así como los efectos directos e indirectos originados por la situación de emergencia sanitaria nacional”, indica el documento.

El 17 de abril, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la solicitud de asistencia financiera de emergencia de Bolivia por $us 327 millones para ayudar a enfrentar necesidades de la balanza de pagos derivadas del COVID-19, y respaldar los gastos médicos necesarios y medidas de ayuda para proteger el bienestar de la población.

“La pandemia del COVID-19 tendrá un severo impacto en Bolivia. El costo económico será sustancial, ya que la combinación de precios mundiales de energía más bajos, cuarentenas domésticas y una interrupción repentina en las entradas de capital conduce a reducciones bruscas en las exportaciones, la producción y los ingresos fiscales. La asistencia de emergencia del FMI en virtud del Instrumento de Financiamiento Rápido ayudará a respaldar los gastos médicos y las medidas de ayuda que se requieren con urgencia, al tiempo que se abordan las necesidades de balanza de pagos del país”, sostuvo el subdirector gerente y presidente interino del organismo, Mitsuhiro Furusawa.

De acuerdo con el FMI, las autoridades bolivianas actuaron para fortalecer la capacidad del sistema de atención de salud del país para enfrentar la crisis y adoptaron rápidamente medidas de gasto social para apoyar a las empresas y hogares afectados, particularmente a los más vulnerables.

Asimismo, indicó que el Banco Central de Bolivia tomó medidas para garantizar la liquidez continua y mitigar el impacto económico de la pandemia.

linkedin