La firma del Programa Financiero Revisado 2020, en instalaciones del BCB. (Foto: Carlos Barrios)

Redacción Central

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Óscar Ortiz, garantizó el lunes el pago de salarios al sector público, además de las rentas de jubilación, aportes a las administradoras de fondos de pensiones (AFP) y el seguro social, pese a la obstrucción de la Asamblea Legislativa Plurinacional -con mayoría del Movimiento Al Socialismo (MAS)- al ingreso de Bs 20 mil millones de recursos externos en favor del país.

La autoridad indicó que el cumplimiento de todas estas obligaciones están garantizadas en el Programa Financiero Revisado 2020, que fue suscrito entre el presidente a.i. del Banco Central de Bolivia (BCB), Luis Armando Pinell, el ministro de Planificación del Desarrollo, Branko Marinkovic, y el titular de la cartera de Economía.

“Este Programa Fiscal Financiero Revisado garantiza los pagos del sector público, en todo lo que se refiere a salarios, jubilaciones, aporte a la seguridad social, prestación de los servicios públicos, hasta enero de 2021, por lo cual creo que la población tiene que estar absolutamente tranquila de que va recibir todos esos pagos y los servicios públicos correspondientes”, afirmó Ortiz.

IMPULSO MONETARIO

Durante el tiempo que lleva la pandemia del coronavirus, la autoridad mencionó que el impulso monetario que realizó el BCB alcanzó hasta la fecha al 21% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y es el segundo más alto de Sudamérica después de Brasil con 24,9%.

Ortiz aseguró que aún está pendiente la ejecución de préstamos del ente emisor por Bs 3.900 millones que están a disposición del sistema financiero para la canalización en créditos para impulsar la producción nacional, al cual se suma el Plan de Reactivación Económica para la generación de empleos, el acceso a la vivienda, los bonos sociales, entre otros.

“Los créditos del Banco Central han ayudado a financiar el déficit (fiscal) para seguir pagando los sueldos, las jubilaciones, los aportes, y obviamente garantizar toda la atención de salud que ha necesitado la población durante la pandemia”, dijo Ortiz, quien agregó que en el primer semestre se registró un déficit fiscal de Bs 20 mil millones y que hasta fin de año prevé llegar a Bs 32 mil millones.

OBSTRUCCIÓN DE LA ASAMBLEA

De acuerdo a Ortiz, en este momento la Asamblea Legislativa obstaculiza la canalización de Bs 20 mil millones de recursos externos de préstamos del Fondo Monetario Internacional FMI, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), CAF -Banco de Desarrollo de América Latina- y el Banco Mundial, y la autorización para la emisión de un bono soberano en el mercado internacional por $us 1.500 millones,  que deberían ir a financiar el déficit fiscal debido a la caída de ingresos que registra el país.

“Esto tiene consecuencias, como ustedes ven, el desempleo está creciendo, porque obviamente hubo una paralización de la actividad económica, una disminución de nuestras exportaciones por la caída de los mercados internacionales, hubo un achicamiento del mercado interno”, apuntó el ministro.

Los datos presentados por la autoridad muestran que el índice de desempleo en el país se incrementó de 5,7% en marzo cuando -cuando llegó la pandemia a Bolivia- a 11,2% hasta julio.

Ortiz manifestó que los datos del Instituto Nacional de Estadística indican que 289 mil personas perdieron su empleo durante el tiempo de la cuarentena.

En esa línea, sostuvo que el Gobierno aplicó varias medidas de apoyo a las familias más vulnerables, como el pago del Bono Universal, Bono Familia, Canasta familiar, el subsidio a los servicios básicos, que en conjunto representarán una transferencia de Bs 9.648 millones.

Estabilidad económica

El ministro Óscar Ortiz dijo que el Programa Financiero Revisado 2020, suscrito el lunes con el BCB, garantiza la estabilidad económica y sienta las bases para reactivar la actividad productiva y preservar el empleo de los bolivianos, ante la crisis más grave que enfrenta el país en las últimas ocho décadas.

linkedin