Personal médico atiende a una persona con COVID-19. (Archivo)

Bolivia Digital

En el último año se desataron diferentes conflictos, como ser los sociales y el sanitario, los cuales fueron solucionados de la mejor forma por el Gobierno saliente de la Presidenta Jeanine Áñez.

El Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda (MOPSV), Iván Arias Durán, calificó como difícil la gestión porque pacificó una convulsión social, combatió al COVID-19, atendió las demandas sociales acumuladas por lo que estaría dejando un país estable, aunque no en bonanza porque la economía mundial no se reactivó aún.

“Al Gobierno nos ha tocado un año difícil. Al empezar, una convulsión social que había que pacificarla, luego vino la peste, la convulsión y las demandas acumuladas. No puedes cambiar 14 años, en un año, pero la gente exige y exige”, dijo Arias Durán.

Desde las elecciones del 2019 donde se comprobó el fraude electoral, donde miles de personas salieron a defender su voto, hasta lograr la renuncia del expresidente Evo Morales, la llegada del COVID-19 el 10 de marzo, por lo que se tuvo que imponer una cuarentena rígida para evitar la expansión explosiva del virus, son algunas de las dificultades que paso el Gobierno de transición.

Las personas salieron a las calles a pedir el respeto a su voto. (Foto: APG)

Así también implementó diferentes bonos para apoyar económicamente a la población.

“Se deja un país estable, no diré en bonanza porque la economía mundial no acaba de reactivarse debido a la pandemia, un país con unas reservas como nos ha dejado el anterior Gobierno. No hemos hecho uso abusivo de las reservas, con un endeudamiento externo como nos lo dejaron, y con una moneda estable sin devaluaciones”, dijo Arias.

La autoridad explicó que se otorgó más de quinientos millones de bolivianos en bonos durante la pandemia con el objetivo de aliviar, de alguna manera, el estrés de las familias que se confinaron en sus casas.

“Haber logrado no tener el nivel de muertos y contagios en comparación a la de nuestros países vecinos y con una infraestructura de salud deficiente, que hemos heredado después de 14 años de bonanza, ha sido realmente heroico”, dijo.

El Ministro añadió que el Gobierno tuvo que pelear no solo contra la peste sino también contra la incredulidad de la gente que dudaba de la existencia del COVID-19 y que era invento de la gestión gubernamental.

“Lo peor que nos pasó, fue que más de 40 personas en el país fallecieron por falta de oxígeno, debido a los bloqueos en las carreteras por seguidores del Movimiento Al Socialismo (MAS).0

Al ser consultado sobre su gestión, señaló que fue un año de mucho aprendizaje y espera haber estado a la altura de los desafíos que planteó la Presidenta Jeanine Añez.

linkedin