El exdirector de Migración, Marcel Rivas, en celdas policiales. (Foto: APG)

Karem Mendoza G. / Bolivia

La Justicia determinó detención preventiva para el exdirector de Migración, Marcel Rivas, imputado por los delitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes por la fuga de los exministros Arturo Murillo y Luis Fernando López, los cuales son requeridos justicia. El exservidor público cumplirá la detención en celdas de la Cárcel de San Pedro por cuatro meses.

«En audiencia cautelar se ha dispuesto la detención preventiva por el lapso de cuatro meses en el penal de San Pedro, existiendo riesgos procesales», informó el Fiscal Alexis Vilela.

Rivas, antes de ser trasladado a prisión, fue llevado a una clínica para valorar su estado de salud y garantizar la atención médica.

El abogado de la exautoridad, Karlo Brito, informó que su defendido sufrió una descompensación cuando estaba en celdas policiales.

«La mañana de este sábado en celdas de las Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), (Marcel) Rivas se descompensó, mientras esperaba su audiencia cautelar para que el juez defina su situación legal», comunicó el jurista.

RENUNCIA

El Ministerio Público realizó un registro y se percató que la nota de renuncia que presentó el exdirector está fechada con 28 de octubre de este año, data de un número de 123. Sin embargo, al registrar los documentos, la nota «signada con el Nº123 de secretaría de despacho del Director General de Migración, corresponde a otra nota, no es a la renuncia del señor Rivas».

«No es el único elemento en relación a la renuncia de Rivas, sino también se tiene que él habría recibido un memorándum en el cual se acepta la renuncia en fecha 4 de noviembre y el señor Rivas firma la recepción de esa nota en fecha 3 de noviembre. Es decir, un día antes inclusive de que salga la nota de aceptación de su renuncia. Son irregularidades en el trámite administrativo que se ha podido evidenciar», sostuvo el fiscal.

Afirmó que estos aspectos fueron considerados y continuarán las investigaciones, para determinar qué responsabilidad más tendría Rivas.

Según la exautoridad, su detención preventiva es un «trofeo» para el Movimiento Al Socialismo (MAS).

«Es momento de avanzar, Bolivia necesita prosperar, necesita trabajar. Que el odio, la discriminación, el resentimiento termine de una vez por todas, ya no busquen más chivos expiatorios, ya no busquen más trofeos. Ya tienen un trofeo, perfecto; ahora, hagamos que los bolivianos sigan trabajando», declaró mientras era llevado al centro de salud.

linkedin