El hijo de la primera víctima por coronavirus pidió a la población de Patacamaya no invertarse cosas y dejen descansar en paz la memoria de su padre. (Foto: periódico Bolivia)

Gonzalo Pérez Bejar/Bolivia Digital

Un rumor empezó a difundirse en Patacamaya. La primera víctima fatal del coronavirus había sido vista. Ese era el principal argumento para que un sector de la población de ese municipio, que se encuentra a más de cien kilómetros de la ciudad de La Paz, incumpla la cuarentena sanitaria.

La presidenta de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de Patacamaya, Sonia Fernández, informó al periódico Bolivia que ese comentario empezó a cundir en toda la población.

“Decían que vieron al señor caminando y pisando chuño, algo que sirvió para que algunos vecinos se nieguen a cumplir las disposiciones de la cuarentena, por eso pueden ver que la gente sale de forma normal y pueden comprobarlo”, dijo.

El ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Iván Arias, en su visita a ese municipio, el pasado sábado, escuchó el rumor y fue en busca de los familiares para saber lo que pasaba.

“Es una población totalmente rebelde, una población que no quiere respetar el orden y que además está poniendo en duda la muerte de una persona, y dicen que estaría caminando y pisando chuño”, informó a los periodistas.

“Dejen descansar en paz a mi padre”, acotó.

El hijo del difunto, una de las primeras víctimas fatales de la pandemia, accedió a atender a los periodistas.

“Hay una pena en esta situación, hay gente que maneja una información mal. Con toda sinceridad tengo que decirles que tengo a mi papá en cenizas y la gente anda diciendo que hemos recabado algún monto de dinero e indican que con esto estaría caminando en otros lugares. Pero eso no es así, somos una familia muy humilde y les pediría que dejen descansar en paz a mi padre”, afirmó.

Con emoción y apesadumbrado por todo lo que ocurre, dijo que en su familia recién planificarán lo que harán en adelante tras la pandemia y aclaró que el hermano de su papá, fue la única persona que vio como lo cremaron.

“Hasta ahora no vimos a mi padre, cuánto quisiéramos haberlo visto y enterrarlo, pero no pudimos, no se imagina cómo se siente. Tengo mis hermanos en Santa Cruz, otros en Oruro y no podemos hacer nada por esta pandemia y por eso les pediría a quienes están comentando esas cosas que se informen cómo nos encontramos para que no difundan mala información. Solo estamos esperando hacer el entierro simbólico”, dijo.

Pidió a sus vecinos para que se apersonen a preguntarle o le llamen por teléfono para saber la verdad porque aseguró que los comentarios hacen daño a su familia.

linkedin