Las salas virtuales dieron celeridad a la administración de justicia en el país. (Foto. Sin Fronteras)

Bolivia

A pesar de que desde marzo a la fecha más de 120 mil personas fueron infectadas con coronavirus en Bolivia, el Órgano Judicial no suspendió sus actividades en ningún momento. Por ello, el Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de La Paz emitió 15.464 resoluciones, principalmente en las áreas penal, civil y familiar.

El presidente del TDJ de La Paz, Jorge Quino, informó al periódico Bolivia que el trabajo se cumplió en tres etapas, aplicando medidas que tienden a cuidar la salud de los funcionarios, litigantes y abogados y, paralelamente, mantener el servicio de justicia en favor del ciudadano.

Durante la cuarentena rígida, que se cumplió entre el 23 de marzo y el 31 de mayo, fueron emitidas 4.694 resoluciones; en la dinámica, comprendida del 1 al 28 de junio, 4.629 resoluciones; y durante el periodo denominado de teletrabajo, hasta el 4 de septiembre, 6.141.

“El Órgano Judicial no ha dejado de trabajar y se ha acomodado a las circunstancias, pese a que ya tenemos dos jueces fallecidos, un administrativo y al menos 130 casos de infecciones con coronavirus. Dimos suplencias de juzgados, hay jueces que trabajaron el doble, se cuenta con 32 acefalías de jueces desde el año pasado y todo esto es un esfuerzo sobrehumano que se realiza para no negar la justicia a las partes”, explicó.

La autoridad agregó que desde el inicio de la cuarentena se instruyó a los jueces que no se trataba de una vacación, por lo tanto tuvieron que trabajar desde sus casas, obteniendo incluso mejores resultados que en la modalidad presencial, puesto que hubo varias audiencias al día.

La implementación de la plataforma Blackboard, una sala de justicia virtual, permitió que al menos el 95% de las audiencias se realicen con la ayuda del internet, puesto que las partes y los jueces, en un tiempo no mayor a los 45 minutos, ya conocían el resultado de las resoluciones y audiencias.

Esta modalidad de teletrabajo concluirá este miércoles; sin embargo, el martes habrá una Sala Plena en la que se evaluará sus aciertos y debilidades.

“Por ahora es positivo, pero hay gente que insiste en ir al juzgado de todas maneras para ver el estado de sus procesos porque no está acostumbrada al tema digital. Pero es poca”, dijo.

Quino considera que, más allá de la pandemia y los contagios, las audiencias virtuales deberían continuar, ya que en otros países la justicia trabaja de esa manera desde hace años.

El sistema judicial boliviano ya apuntaba al teletrabajo desde gestiones anteriores y fue adelantado este año por la pandemia.

“Ahora ya lo estamos aplicando, pero hay deficiencias respecto a los medios electrónicos porque, en el caso de los privados de libertad, no tienen computadoras ni celulares. La necesidad nos ha obligado a implementarlo, nos lanzamos a esta modalidad sin tener las condiciones. Y está dando resultados”, aseveró.

Jorge Quino pidió mayor comprensión a la ciudadanía con el trabajo que se realiza en los juzgados paceños, puesto que, a pesar de las limitaciones tecnológicas y de personal, se está cumpliendo con la justicia, incluso mejor que en otras gestiones en las que había muchas trabas que ponían las partes.

linkedin