Huang Yazhong, Embajador de China en el Estado Plurinacional de Bolivia. (Foto: Embajada China)

Huang Yazhong

Hace poco más de un mes, el Partido Comunista de China (PCCh) celebró la V Sesión Plenaria de su XIX Comité Central, una cita de gran relevancia convocada ante los grandes cambios mundiales nunca vistos en la última centuria y la intrincada y cambiante situación internacional. En dicha reunión se han resumido los importantes logros obtenidos por China durante el período de ejecución del XIII Plan Quinquenal (2016-2020) y se han formulado las metas de desarrollo económico y social para el nuevo período de ejecución del XIV Plan Quinquenal (2021-2025), así como los objetivos de largo plazo para 2035, marcando la inminente puesta en marcha de la nueva expedición de construcción integral de un país socialista moderno.
En los últimos cinco años, el poderío nacional integral de China ha ascendido nuevos escalones. El PIB de China ha llegado a los 15 billones de dólares estadounidenses, cuyo peso específico en la economía mundial ha pasado del 15,5% al 16,3%, mientras su PIB per cápita ha superado los 10.000 dólares. Con la salida de 55,75 millones de campesinos de la pobreza, se ha hecho realidad con anticipación el sueño milenario de erradicar por completo la pobreza extrema. Por otro lado, la enseñanza superior ha entrado en fase de generalización y se han creado 60 millones de nuevos empleos. Asimismo, se ha terminado de construir el mayor sistema de seguridad social del mundo, gracias a lo cual están cubiertas 1.300 millones de personas por el seguro médico básico y 1.000 millones por el seguro de vejez básico. Como el primer país del mundo en hacer frente al desafío de la pandemia del COVID-19, China frenó con éxito la propagación del virus en menos de tres meses con una tasa de infección inferior al 0,006% de la población. Al mismo tiempo, el PIB de China registró un crecimiento interanual del 4,9% en el tercer trimestre del año, lo que convierte a China en la primera de las principales economías del mundo en recuperar el crecimiento en el contexto pandémico.
A la luz del XIV Plan Quinquenal, el desarrollo de la economía china concretará nuevos logros, la reforma y la apertura darán nuevos pasos, el grado cívico de la sociedad alcanzará nuevas cotas, el fomento de la civilización ecológica cosechará nuevos progresos, el bienestar de la gente se elevará a nuevo nivel y la eficacia de la gobernanza nacional experimentará nuevas mejoras, en tanto que, el PIB per cápita cruzará previsiblemente el umbral de los países medianamente desarrollados. De cara al 2035, China habrá culminado en lo fundamental la estructuración de un sistema económico moderno caracterizado por la instalación de un nuevo tipo de industrialización, informatización, urbanización y modernización agrícola, y su poderío nacional integral habrá experimentado nuevo ascenso. De aquí en adelante, China continuará estructurando activamente un nuevo patrón de desarrollo, persistirá en la apertura al exterior y promoverá la cooperación internacional en pro del beneficio mutuo y la ganancia compartida. Con apego al multilateralismo y a los principios de consulta extensiva, construcción conjunta y beneficio compartido, China fomentará la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de Seda de alta calidad, e impulsará la sinergia de las estrategias de desarrollo y los planes de interconectividad entre los diversos países y regiones, con el propósito de aportar su granito de arena al desarrollo común mundial y a la construcción de la comunidad de destino de la humanidad.
Bajo el nuevo patrón de desarrollo, China seguirá brindando enormes oportunidades de desarrollo a Bolivia y los demás países del mundo. La economía china seguirá siendo un estabilizador propulsor de la recuperación y el desarrollo sostenible de la economía mundial, y el mercado chino seguirá constituyendo una fuerza motriz clave para el crecimiento del consumo mundial. En los próximos 15 años, la clase media de China crecerá de los actuales 400 millones de personas a los 800 millones, lo cual generará una inmensa demanda para todos los países. Se prevé que en el próximo quinquenio, China importe mercancías valoradas en 8 billones de dólares y realice inversiones de 750 mil millones de dólares en el exterior. Actualmente con 130 millones de turistas chinos saliendo cada año de viaje al extranjero, China ya es el mayor mercado emisor de turistas internacionales, y esta cifra se duplicará dentro de una década.
En noviembre de este año, el excelentísimo Sr. Presidente de Bolivia, Luis Arce, propuso priorizar la revitalización económica y la lucha contra la pandemia del COVID-19, continuar impulsando el proceso de industrialización, optimizar la estructura industrial, reducir la tasa del desempleo y fortalecer las garantías para la vida del pueblo como la sanidad y la educación etc., con el propósito de hacer de Bolivia un país más fuerte reconocido, más inclusivo, más diverso y más próspero para su Bicentenario en 2025.
China y Bolivia están unidas por una profunda confianza política mutua, una fuerte complementariedad económica y un gran potencial de cooperación, asimismo, ambas naciones, se encuentran en un importante período para dar continuidad al camino recorrido y abrir nuevos horizontes hacia el futuro, comparten las mismas misiones de promover la recuperación y desarrollo de sus economías y de incrementar el bienestar de sus pueblos. China está dispuesta a compartir oportunidades de desarrollo con Bolivia, intensificar la articulación de nuestras estrategias de desarrollo y el diseño desde la máxima instancia de nuestra cooperación sustancial, propulsar colaboraciones en materia, entre otras, de energía, salud, transporte, tecnología aeroespacial y humanidades, de igual forma, apoyar a través de cooperación en vacunas, el esfuerzo del pueblo boliviano de combatir el COVID-19 y respaldar la construcción económica de Bolivia por medio de la cooperación sustancial. China expresa su alto aprecio a las relevantes propuestas del Gobierno boliviano encaminadas a promover activamente el multilateralismo y la multipolarización mundial, y está dispuesta a fortalecer la comunicación y la coordinación con Bolivia respecto a la cooperación entre China y América Latina en su conjunto, en el marco de las Naciones Unidas y otras organizaciones y mecanismos de cooperación internacionales, para salvaguardar mejor los intereses comunes de los países en vías de desarrollo y aportar energía positiva a la estabilidad, el desarrollo y la prosperidad del mundo post pandémico.
Gracias a los incansables esfuerzos de varias generaciones, la amistad entre China y Bolivia se ha convertido en un acervo común de ambos pueblos. En lo que va del año, China y Bolivia han venido demostrando su profunda amistad con acciones solidarias y lucha anti epidémica conjunta, propia de quienes comparten el mismo destino y las alegrías y penalidades. Estoy firmemente convencido de que el pueblo boliviano, tenaz y unido superará sin duda esta pandemia más temprano que tarde. Ambos países avanzarán hombro con hombro a partir del nuevo punto de partida, para crear conjuntamente un futuro aún más prometedor para nuestra Asociación Estratégica.

linkedin