SEG8 - F1 - MONTENEGRO - GOBIERNO copia

 

Redacción central – Edición impresa

En cumplimiento a un mandamiento del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), el Gobierno extraditó  a Brasil al ciudadano boliviano Pedro Montenegro Paz, quien es investigado en el país vecino por delitos relacionados con el narcotráfico.

A las 07.00 de ayer un contingente de policías fuertemente armado ingresó al penal de máxima seguridad de Palmasola (Santa Cruz) para trasladar a Montenegro hasta el aeropuerto El Trompillo.

Aproximadamente a las 09.00, los uniformados salieron del recinto carcelario en al menos 15 motorizados policiales que fueron custodiados durante todo el trayecto por motocicletas e incluso por un helicóptero para evitar cualquier eventualidad.

“Había temor porque podía ser rescatado en el trayecto como sucedió con el hijo de Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, por ello se hizo el operativo con el máximo nivel de seguridad. Se lo trasladó desde el penal hasta el aeropuerto El Trompillo seguido con una caravana de alto nivel de seguridad”, detalló en conferencia de prensa el coronel Miguel Mercado, comandante de la Policía de Santa Cruz.

Desde la terminal aérea, Montenegro fue evacuado en helicóptero a la zona de frontera y luego entregado a las autoridades de la Policía Federal de Brasil, quienes previa verificación del examen forense y de otros documentos se hicieron cargo de él.

“En ese lugar se cumplió con el acta de entrega y recepción de parte de la Policía Federal de Brasil cumpliendo las formalidades de ley”, apuntó.

Excarcelación

La jueza 2ª de Instrucción en lo Penal, Cinthia Zambrana, emitió la orden de excarcelación de Montenegro para que se pueda cumplir la extradición.

“Se ha dispuesto el mandamiento, fueron remitidas las órdenes a todas las instancias que corresponde como el penal de Palmasola, Interpol y al Juzgado 4º de Ejecución Penal de Santa Cruz para que se haga viable y se cumpla el auto supremo 166/2019 que corresponde al trámite de extradición”, explicó.

Montenegro cumplía en Bolivia una sentencia de seis años de prisión por delitos de falsedad material e ideológica debido a que durante años usó el nombre de Pedro Hoffman para burlar a los efectivos policiales.

La carta que dejó

“Sé que mi mejor opción de ser libre está en Brasil (…) porque lamentablemente en mi país no hay justicia en este caso, por la injerencia política (…)”, dice parte de la carta que dejó Montenegro antes de salir de Palmasola hacia El Trompillo.

En la misiva acusó al gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) y a la actual administración de aplicar “una estrategia política de gabinete” y de “manosear a la justicia, vulnerando todos los principios procesales, criterios y jurisprudencia”.

Al respecto, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, afirmó que se trata de una apreciación sin ningún elemento probatorio puesto que es una disposición del Tribunal Supremo de Justicia.

“No es evidente, rechazamos cualquier posibilidad de intromisión entre el Órgano Ejecutivo y el Órgano Judicial. La solicitud se ha realizado hace más de dos años cuando no había el proceso judicial que luego se le inició”, manifestó.

En esa carta, redactada ante un notario, Montenegro también acusó al coronel Maximiliano Dávila, exdirector nacional de la fuerza antidrogas, de no haber descansado hasta destruirlo para su beneficio económico y pase libre a fin de cometer diversos delitos. “Creando cortinas de humo y poniéndose al servicio de un tirano narco gobierno (…) la DEA sabrá qué hacer con él”.

Leonardo Roca, coordinador departamental del Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), aseguró que Dávila será investigado, al igual que anteriores autoridades puesto que Bolivia “era paraíso para narcotraficantes”.

Una fotografía en Cartagena de Indias (Colombia) desveló los nexos que tenía Montenegro con el narcotráfico, pero sobre todo con policías, jueces y fiscales que durante años le dieron protección. Las investigaciones contra ellos continuarán.

 

 

linkedin