El homenaje al astro del fútbol mundial. Foto: La Vanguardia

La Vanguardia / Bolivia Digital

Miradas al cielo, ojos vidriosos. La Bombonera se convirtió en el escenario del mayor homenaje al recientemente fallecido Diego Armando Maradona de los que se han realizado hasta la fecha. Un telón gigante sobre la tribuna de la Casa Amarilla, con texto “El pueblo no olvida a quien lo hizo feliz”, numerosas banderas y pancartas, además de cánticos para recordar y agradecer lo que Maradona significó para el fútbol argentino e internacional.

Su cara estampada en un tifo y la especial equipación del Boca Juniors diseñada para la ocasión con la leyenda “Maradona” en la espalda, por encima del dorsal. Por su parte, el Newell’s Old Boys tuvo presente al astro argentino en su vestuario, colgando la camiseta Nº10 que vistió Maradona durante su paso por el club. Todos con brazalete negro en señal de luto.

Todo estaba preparado para la disputa del Boca Juniors y Newell’s Old Boys, correspondiente a la jornada número 5 de la fase de grupos de la Copa Diego Armando Maradona. En el estadio, se prendió el electrónico con un mensaje de agradecimiento: “Gracias Diego, 1960-∞”. El centro del campo se convirtió en el eje del homenaje, con una lona azul donde rezaba el mensaje “Diego Eterno”, además de un atril de madera con una foto de Maradona besando la Copa del Mundo de 1986.

El momento más emotivo de la tarde llegó cuando todos los jugadores bordearon el círculo central para participar en un respetuoso minuto de silencio. En ese instante, un elevó en el cielo un globo gigante con los colores de la Selección Argentina y el número 10 de Maradona.

Estuvo en La Bombonera Dalma Maradona, la primogénita del futbolista, que realizó su primera aparición pública tras el fallecimiento de su padre. A quien Edwin Cardona dedicó el primer gol del choque.

linkedin