Edgar Pozo, ministro de Salud, explica los alcances del Decreto Supremo N° 4404. Foto: Min. Salud

Bolivia Digital

El Gobierno promulgó el domingo el Decreto Supremo N° 4404 que refuerza el trabajo conjunto de los tres niveles del Estado, junto a los sectores de la salud pública, la seguridad social (cajas) y privada a quienes se les da la responsabilidad de enfrentar el COVID-19.

“Ninguno debe estar exento de participar de una política de Salud para enfrentar cualquier enfermedad pero particularmente a esta enfermedad que está provocando gran daño a nuestra salud”, afirmó en conferencia de prensa el ministro de Salud, Edgar Pozo.

La norma también establece la recomposición de las actividades culturales, deportivas, religiosas y políticas en coordinación con Gobernaciones y Municipios para ejecutar protocolos y planes de contingencia. Así como la continuidad de la jornada laboral en horario continuo.

“Tenemos que estar adecuados a los momentos que vivimos, todavía estamos bajo el peligro constante de tener a la enfermedad al lado, pero también tenemos que proveerle al país señales de seguridad para que haya una tranquilidad, una recuperación de las actividades que hacen que sea importante mover, por ejemplo, la economía de nuestro país”, remarcó el titular de salud.

En relación a la educación, el Ministerio de Educación normará la realización de las actividades educativas y de capacitación.

“El Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud y Deportes, aprobarán por Resolución Biministerial la reglamentación correspondiente, que establezca el inicio, modalidad y alcance del desarrollo de las actividades educativas y de capacitación, señala el decreto.

El objetivo del DS es establecer protocolos y medidas de bioseguridad para actividades económicas, laborales y otras, para proteger la vida de la población ante la pandemia en la etapa de recuperación y preparación ante un eventual incremento de casos, aseveró el titular de Salud y Deportes.

Las medidas establecidas en el decreto estarán vigentes a partir del 1 de diciembre de 2020 hasta el 15 de enero de 2021.

Pozo puntualizó que el Ministerio de Salud hará énfasis en la prevención y promoción de la salud, la bioseguridad y el autocuidado (lavado de manos, uso de barbijo y el distanciamiento físico).

“Esta temática de la prevención y promoción tiene que llegar hasta el último rincón del país y en los idiomas originarios”, subrayó.

La autoridad hizo hincapié en la promoción e incentivo de la práctica de la medicina tradicional y natural para la prevención, contención, tratamiento y rehabilitación de la COVID-19. 

Consultado sobre el uso de dióxido de cloro, el responsable nacional de Salud, recordó que su uso “es permisible” porque está normado y aprobado por Ley.

linkedin