La ansiedad del enciero hace que el organismo prefiera comida dulce. (Shopimania)

Erika Ibargüen A. / Bolivia Digital

Desayunos prolongados, saltarse las comidas, comer demás y practicar un desorden en la ingesta de alimentos se ha vuelto para muchos parte de su rutina en esta etapa de cuarentena, que se vive en todos los hogares a causa del COVID-19.

La nutricionista Mónica Barragán, consultada por Bolivia Digital, manifestó que el cuerpo libera una hormona llamada cortisol, que incita a ingerir alimentos con azúcar y grasas saturadas. “Eso es lo que está haciendo la mayoría de las personas en esta etapa de crisis de salud”, dijo.

Agregó que durante todos los años en la vida de las personas lo que se trata de hacer es tratar de mantener un orden en las comidas para no desequilibrar el organismo y por supuesto el sistema inmunológico, lo que en muchos casos hacen a las personas susceptibles a infecciones.

Con la pandemia que se vive en el país y el mundo es importante mantener el sistema inmunológico fuerte para poder combatir el coronavirus, junto con las medidas de seguridad y cuidados estrictos.

“No es buena idea comer tres comidas fuertes en lugar de las cuatro que corresponden: el desayuno, almuerzo, té y cena”, explicó Barragán.

No olvidemos que el desayuno es la primera comida del día y, por tanto, la más importante, al igual que el almuerzo. “Las siguientes dos comidas pueden alguna vez obviarse, no como rutina, solo alguna vez, por ejemplo cuando la última comida es algo pesada (lentejas o sopa de maní, entre otras). Pero lo que no podemos obviar es el desayuno y el almuerzo, que además nos ayudan a tener energías para mantenernos todo el día”, recomendó la nutricionista.

Cuando se trata de combatir enfermedades, nuestro principal método de defensa es el sistema inmunológico, que protege a nuestro cuerpo contra los virus y bacterias.

“Llevar una alimentación saludable es vital para mantener nuestro organismo sano, y eso incluye al sistema inmune, que ocupa muchos nutrientes para fortalecerse con lo que consumimos por medio de comidas saludables de origen vegetal y animal”, comentó el médico general Rolando Benavente.

Benavente señaló que los nutrientes que contienen cobre, zinc, hierro, selenio, vitamina A, vitamina B6, ácido fólico (vitamina B9), vitamina B12, vitamina C y vitamina D ayudan al normal funcionamiento del sistema inmune.

“Por ello, es recomendable consumir frutas, verduras, granos integrales, leche, productos lácteos, y pescado como parte de un plan alimenticio nutritivo”, indicó.

Si usualmente se consume suficientes vegetales y alimentos animales -sin excesos-, satisfará la dosis que el cuerpo necesita.

“Eso también quiere decir que si usualmente no se come saludable, puede que las defensas estén debilitadas”, advierte Benavente.

Barragán agrega que durante esta cuarentena ha tenido consultas virtuales con sus pacientes sobre la mala alimentación, que en la mayoría de los casos les ha aumentado peso.

“Así como hay personas que se saltan comidas, hay otras que comen en exceso. Y lo peor es que esta comida no es nada nutritiva, comen galletas, helados, tortas, papitas, chocolates y más de ese tipo, la respuesta a esto es el estrés”, comenta.

Como ya sabe todo lo malo que le está haciendo a su organismo, lo mejor es que ponga disciplina a su vida, se alimente las cuatro veces necesaria y además que estas sean nutritivas y saludables. “Esto no significa que no pueda tener dos meriendas entre medio, pero elija bien. Tome en cuenta que, a diferencia de épocas normales, en esta usted no tiene la posibilidad de hacer ejercicio o caminar como lo hacía antes”, destacó.

linkedin