Luis Arce y David Choquehuanca asumieron la responsabilidad de gobernar el país en medio de una crisis múltiple, que requerirá de una coordinación “codo a codo” para poder salir adelante. La vocación de servicio de ambos gobernantes se volcará a cumplir con las promesas que hicieron durante la campaña. El país necesita estabilidad, necesita crecer y creer. Ese es el tamaño del desafío de la dupla que fue elegida con el 55,10% de los votos.

En su discurso inaugural, el nuevo Vicepresidente del Estado trajo hasta el histórico Hemiciclo de la Asamblea Legislativa Plurinacional varias reflexiones sobre la construcción del nuevo tiempo, del entendimiento y la tolerancia, pero sobre todo respecto de la necesidad de fortalecer la justicia para todos, sin distinción alguna. Habló sobre el pluralismo en el que se desenvuelven los derechos, bajo el principio del “vivir bien”.

Choquehuanca habló de la necesidad de mantener la identidad cultural y ciudadana desde los valores de la unidad que plantearon las culturas milenarias, la cultura de la vida. “Estamos en tiempos de recuperar nuestra identidad, nuestra raíz cultural (…). Tenemos filosofía, historia, tenemos todo.Somos personas y tenemos derechos”.

Pero este nuevo tiempo requiere de equilibrios y de la justicia: “El cóndor levanta vuelo solo cuando su ala derecha está en perfecto equilibrio con su ala izquierda”. En otras palabras, el país debe levantarse unido para vencer la adversidad. “La justicia tiene que ser verdaderamente independiente, pongámosle fin a la intolerancia, a la humillación de los derechos humanos y de nuestra Madre Tierra”.

Tras jurar al cargo, Luis Arce planteó un balance sobre el estado de la democracia y exteriorizó el compromiso de rectificar lo que se hizo mal en el pasado y proyectó los logros.

“Se trata de mirar el presente con responsabilidad y compromiso, enfocándonos en un solo objetivo, el vivir bien de todas y todos los bolivianos”, afirmó el presidente Arce.

Durante su alocución, el Mandatario proyectó los retos económicos, tomando en cuenta esos delicados registros macroeconómicos, como es el caso de la caída del PIB en 11% o la pérdida de reservas internacionales. Anticipó que, con responsabilidad, repondrá el modelo económico, social, comunitario y productivo que posibilitó el éxito del primer gobierno del MAS.

“Democracia es tener el derecho de disfrutar de la riqueza, que es para todos y no para unos cuantos; eso lo hicimos en 14 años y vamos a profundizar en nuestro gobierno, vamos a trabajar entre todas y todos para recuperar los niveles de crecimiento que el gobierno de facto hizo añicos”, puntualizó mientras decenas de representantes sociales se congregaban en la Plaza Murillo.

“Aumentó el desempleo, la pobreza y las desigualdades. Tenemos ante nosotros el gran desafío de volver a reconstruir nuestra economía, de generar certidumbre, de generar crecimiento con la redistribución del ingreso, de reducir las desigualdades económicas y sociales (…).

Hoy estamos aquí para enviar un mensaje de esperanza a todas las naciones que conforman Bolivia, esas mujeres y hombres valientes que salen día a día a luchar para superar esta difícil situación. Por eso daremos continuidad a la construcción de una economía plural y diversa que recupere y fortalezca todo el potencial que tenemos”, enfatizó Luis Arce.

El mensaje del Mandatario retumbó con esperanza en todo el país. “Vamos a salir adelante” y será “lado a lado”, en equipo y unidad de todo un país que espera mejoras insoslayables. Así comenzó el Gobierno que llevará al país hasta el Bicentenario de la fundación de Bolivia.

linkedin