Los dirigentes no aceptan volver a jugar sin público el torneo. (Foto: APG)

La Paz / Bolivia Deportes

La Comisión de la División Profesional, que se reunió hoy en forma virtual, ratificó su propuesta de rebajar el sueldo de los jugadores en los porcentajes que se decidió el Consejo la pasada semana.

El vicepresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Robert Blanco, informó que los clubes no van a dar marcha atrás en el planteamiento inicial que se hizo a Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), más aún con la ampliación de la cuarentena por parte del Gobierno nacional.

“Con la ampliación de la cuarentena la situación se complica más para los clubes, porque la mayoría de los dirigentes tienen sus empresas y al no tener actividad no tienen ingresos para pagar salarios a sus jugadores, cuerpo técnico y empleados administrativos; entonces eso hace que la propuesta de pagar 50% de marzo y 25% de abril y mayo no cambie”, dijo Blanco.

Contó que después de escuchar el mensaje de la presidenta Jeanine Añez, los principales responsables de los clubes le han expresado su intención de dar un paso al costado porque no solamente se estaban exponiendo a no cumplir con su equipo, sino que tenían que buscar plata para el sostén familiar.

“Hay presidentes que están dispuestos a renunciar si no hay aceptación de los jugadores sobre el pago de salarios, lo que ofrecen es dinero de sus bolsillos, porque no hay recaudación, los sponsors no quieren pagar el auspicio y anunciaron que retirarán su apoyo, los socios no pagan sus cuotas y así cualquiera se cansa”, añadió.

Con el alargue de la cuarentena, la reanudación del torneo Apertura no tiene fecha definida y, de acuerdo a los protocolos sanitarios para evitar la propagación y el rebrote del COVID-19, se teme que el Gobierno autorice jugar partidos, pero sin público, lo que conllevará a una pérdida de dinero porque hay que pagar gastos organizativos y a los árbitros.

“Ningún club está dispuesto a jugar sin público, porque representaría otro gasto. Antes de la cuarentena se jugaron encuentros a puertas cerradas que demandaron una erogación económica de 30 mil a 35 mil bolivianos, porque había que pagar a los árbitros, sus viáticos, apuntadores de la mesa de control, camilleros, pasapelotas, agua, refrescos para los jugadores y eso cuesta, nada es gratis”, subrayó.

Espera que la próxima reunión con Fabol, la próxima semana, se realice con la participación de los capitanes de los 14 clubes para explicarles la realidad de los equipos en materia económica y entiendan porqué se hace el planteamiento de la rebaja de sueldos.

La Comisión se volverá a reunir entre el lunes o martes para analizar la situación.

linkedin