Langfang, en la provincia de Hebei, instó a sus habitantes a quedarse en casa.

Agencias

La ciudad de Langfang, en la provincia de Hebei y situada unos 30 kilómetros al sureste de la capital china, instó este martes a sus 4,9 millones de habitantes a quedarse en casa durante los próximos siete días y anunció que se realizarán pruebas masivas de Covid-19, recoge Reuters. 

La semana pasada fue cerrada la capital de la misma provincia, Shijiazhuang, con una población de 11 millones, tras un aumento de los casos positivos del virus. El 9 de enero, las autoridades de la ciudad detuvieron el transporte público y desde entonces han reforzado los controles en las estaciones de tren, mientras que la población fue sometida a pruebas de Covid-19. Medidas similares también fueron tomadas en Xingtai.

Shijiazhuang registró este lunes 39 nuevos casos de la enfermedad, mientras que en Langfang se confirmó un contagio, lo que eleva el número total de casos confirmados y asintomáticos activos en Hebei a más de 500.

Un total de 21 áreas de la provincia fueron catalogadas la semana pasada como zonas de riesgo medio de Covid-19. Las autoridades de Hebei cerraron tramos de autopista y los vehículos matriculados en Shijiazhuang son obligados a dar media vuelta. 

Por otra parte, en la provincia de Heilongjiang —en la cual para el lunes se registraron un caso confirmado y 36 casos asintomáticos— fue cerrado este martes el condado de Wangkui. La ciudad de Changchun, en la vecina provincia de Jilin, informó el 11 de enero de siete nuevos pacientes asintomáticos, cuatro de los cuales habían viajado recientemente desde Wangkui. Sus complejos residenciales han sido puestos en cuarentena para evitar la propagación del coronavirus.

linkedin