El penal de San Roque, en Chuquisaca. (Foto: Archivo)

Bolivia

Como medida preventiva para contener la propagación del coronavirus entre los privados de libertad, a partir de este lunes los penales de San Roque (Chuquisaca) y el de Mocoví (Beni) serán encapsulados por 15 días, por determinación de los reclusos, puesto que quieren cuidar sus vidas y las de sus familiares.

El director general de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, en entrevista con el periódico Bolivia dijo que esta medida se podría ampliar a otras cárceles de acuerdo a los reportes epidemiológicos del Ministerio de Salud.

“En Chuquisaca suben los contagios, por eso se toma esta determinación al igual que en Beni. Veremos cómo está la situación en Tarija y Potosí, y de acuerdo a una elevación de la ola, asumiremos estas medidas acompañadas con disposiciones de atención oportuna”, señaló.

En la actualidad, las penitenciarías del eje (La Paz, Cochabamba y Santa Cruz) cumplen con un encapsulamiento de 15 días, en tanto que se realizan rastrillajes y los privados de libertad reciben medicamentos y atención oportuna de parte de las brigadas médicas.

Los internos son quienes determinan ingresar al encapsulamiento para evitar que haya contagios y muertes como en la primera ola de 2020.

Limpias agregó que se cumplirá también con la desinfección de algunos penales de La Paz y Cochabamba inicialmente para que los ambientes sean seguros para todos los presos.

Remarcó que la prevención y la contención han sido fundamentales en esta ocasión, puesto que, con la ayuda de los propios internos, se cumple con el aislamiento mientras que los médicos realizan los controles.

Los familiares también están cooperando, es así que sólo llevan a las cárceles alimentos y medicamentos, y exigen que sean desinfectados como medida de bioseguridad, para colaborar con sus parientes.

linkedin