Los dos debates de candidatos a la presidencia realizados el fin de semana, entre otras cosas, sirvieron para poner en evidencia que el machismo es aún un mal muy enraizado en la sociedad boliviana. Porque no fue uno, sino tres candidatos que dejaron entrever en sus declaraciones esta situación: Luis Fernando Camacho, Feliciano Mamani y Chi Hyun Chung.

El primero expresó: “Vamos a tomar las medidas necesarias que sí podemos hacer, como la nueva normativa que pueda regular el trabajo por hora para los jóvenes y las mujeres, que de esa manera los jóvenes puedan estudiar y trabajar, y nuestras mujeres puedan también atender la casa y trabajar o estudiar y trabajar”. Estas palabras tuvieron un rechazo generalizado, incluso la presidenta constitucional Jeanine Áñez calificó el planteamiento como una falta de respeto a las mujeres bolivianas.

El segundo interpretó en quechua la canción “Cholita Marina” y tras finalizar el encuentro aseguró a la prensa que Evo Morales es “el macho” del candidato masista Luis Arce, debido a que supuestamente no acudió al debate por orden del expresidente.

Por último, el postulante de origen surcoreano acusó sin fundamentos a Carlos Mesa de gestionar con ideología de género el aborto, la pedofilia y el sexo libre.

Lamentablemente, las intervenciones de los candidatos solo confirman lo enraizado que está este mal y erradicarlo no solo es tarea del Gobierno, sino de toda la población en general.

linkedin