El próximo gobierno debe buscar urgentemente la reconciliación de los bolivianos y la unidad del país. Los últimos acontecimientos, ocurridos desde las elecciones fallidas de 2019, provocaron distanciamientos entre sectores de la sociedad civil. Ni qué decir de las diferencias de los bolivianos, profundizadas en los 14 años del gobierno del MAS.

Un país con divisiones, por más pequeñas que sean, no hallará la paz y la tranquilidad que requiere la población. El nuevo presidente debe escuchar las demandas de todos los sectores, aunque no hayan votado por él. Bolivia necesita un gobierno para todos.

Atrás deben quedar esos días oscuros en que se hacía diferencia por el origen, color de piel, vestimenta, etc. Todos somos iguales ante la ley y tenemos los mismos derechos. Estos aspectos deben ser trabajados por el gobierno con campañas comunicacionales y políticas públicas en beneficio de todos.

Porque el Gobierno, sea del partido que sea, debe garantizar trabajo y bienestar para los bolivianos, que aspiran a tener una mejor calidad de vida y un futuro de esperanza para sus descendientes.

No se encontrará la anhelada reconciliación con discursos provocadores, movilizaciones, ni con el retorno de los políticos que en el pasado causaron tanto daño al país. O que emplearon recursos del Estado para implementar la política ‘divide y vencerás‘. Los bolivianos también debemos contribuir a ese ambiente pacífico y trabajar día a día por el reencuentro entre hermanos.

linkedin