La presidenta Jeanine Áñez promulgó el decreto supremo que declara desastre nacional en el país por incendios forestales. La finalidad es destinar más recursos para combatir el fuego y da luz verde para que países amigos y organizaciones internacionales, en coordinación con la Cancillería, puedan cooperar en la sofocación del fuego.

Las llamas afectan actualmente a cinco departamentos del país, los más dañados son Santa Cruz, Chuquisaca y Beni, donde el fuego consumió bosques, pastizales, sembradíos y mató animales. Hasta la fecha, son más de 1.393.000 hectáreas consumidas por el fuego, cifra menor a los más de 4.500.000 registrado en 2019 durante la gestión del MAS.

La norma instruye a las instituciones y entidades públicas, en el marco de sus atribuciones y competencias, realizar los ajustes presupuestarios para atender esta emergencia. Además, señala que las entidades autónomas territoriales podrán solicitar al Ministerio de Defensa, a través del Viceministerio de Defensa Civil, el apoyo y soporte para aplacar el avance de los incendios.

Con esta determinación para canalizar más fondos y ayuda se espera poder controlar los más de 50 incendios forestales activos en el país, que por las características de las zonas geográficas es complicado ingresar con bomberos. Actualmente, pese a la maquinaria que ya se desplazó para combatir los incendios, se requiere aeronaves para realizar el apagado del fuego desde el aire.

linkedin