Cosecha de granos de soya en los campos de cultivo de Santa Cruz. (Foto: Archivo)

Bolivia Digital

El sector agroindustrial del país ratificó su respaldo al uso de la biotecnología por su enorme potencialidad de mejorar la producción de alimentos en el país y generar excedentes para la exportación y mayores divisas para fortalecer la economía nacional.

A través de diversos pronunciamientos, diferentes organizaciones e instituciones que representan al sector productivo de Santa Cruz -región que contribuye con cerca del 70% en la oferta de alimentos en Bolivia- expresaron su rechazo al recurso de acción popular interpuesta por un grupo de activistas con la intención de eliminar los decretos supremos que autorizan al Comité Nacional de Bioseguridad, establecer procedimientos abreviados para la evaluación de eventos biotecnológicos para el maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya.

“La actitud irresponsable de ciertas personas que se atribuye una representatividad de la ciudadanía, sin tenerla, pone en riesgo la producción de millones de toneladas de granos que son el sustento para la provisión de alimentos estratégicos como carne de pollo, huevos, leche, res, cerdo y otros productos que garantizan la alimentación de todos los bolivianos”, señaló el presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Reinaldo Díaz.

El Decreto 4232 autoriza procedimientos abreviados de evaluación de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya a través del uso de biotecnología.

De acuerdo a la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), el Convenio sobre Diversidad Biológica – CDB de 1992 define a la Biotecnología tomo: “Toda acción tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos”.

La Caneb consideró que es necesario avanzar en la definición de un nuevo marco de políticas sobre el acceso y adopción de los avances de la biotecnología, con un carácter sistémico e integral, con instrumentos claros y concretos para su operativización.

Al respecto, la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (FEPSC) mencionó que el uso de la biotecnología permitirá superar aspectos climáticos como la sequía, controlar las plagas en los cultivos y mejorar los rendimientos agrícolas, reduciendo significativamente el uso de agroquímicos, con la consiguiente reducción de costos y ahorro de divisas para el país.

“Es importante dejar claro que los productores agrícolas realizamos un manejo sostenible de la tierra, con prácticas conservacionistas modernas, como son la siembra directa y la rotación de cultivos, lo que nos permite producir más de 4,5 millones de toneladas de cereales por año”, sostiene el pronunciamiento de la FEPSC.

Según la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), la cadena productiva oleaginosa cruceña produce 4,5 millones de toneladas de granos por año, conformado por la soya, el trigo, girasol, maíz y sorgo, y que en conjunto generan un movimiento económico de más de $us 2.000 millones de los cuales solo la soya representa cerca de $us 1.000 millones, que es distribuido en toda la cadena de producción de alimentos; los proveedores de insumos, transportistas, exportadores, industrias, entre otros.

El presidente del Colegio Nacional de Economistas de Bolivia, Jorge Akamine, aseguró que el sector agropecuario es quien tiene la más rápida capacidad de reacción, tanto para atender la creciente demanda interna de alimentos, como convertir al país en gran agroexportador, y de ese modo revertir el déficit comercial externo que podría comprometer la estabilidad de la moneda.

“El uso de la agrobiotecnología en el mundo por más de veinte años ha probado ser un eficiente instrumento para mejorar la productividad, generar más y mejores alimentos, al mismo tiempo que -estando asociada a la agricultura de precisión, la siembra directa y la rotación de cultivos- ha resultado ser una alternativa más amigable con el medio ambiente, frente a la producción convencional, y de gran beneficio para los productores”, indicó Akamine.

linkedin