Dióxido de Cloro. Foto: Internet

ABI

El Ministerio de Salud aseguró el lunes que el dióxido de cloro no es un medicamento, sino un desinfectante y blanqueador, por lo que puede causar daños severos en la persona que lo consume, ya que no existe evidencia científica que respalde su uso contra el coronavirus COVID-19.

«El dióxido de cloro no es un medicamento. Esta sustancia química es usada como desinfectante y blanqueador, es altamente tóxico y perjudicial para la salud», explicó el Ministerio de Salud.

Horas antes, el Ministerio de Salud anunció que iniciará procesos legales en contra de las personas que promuevan el uso del dióxido de cloro como tratamiento para el coronavirus, pues aún no existe una base científica sobre la efectividad de este químico para curar la enfermedad.

El consumo del dióxido de cloro podría provocar daños severos en el cuerpo humano, como fallas respiratorias, cambios en la actividad eléctrica del corazón, recuento bajo de células sanguíneas, anemia, vómitos y diarrea severa.

Además, ninguna agencia sanitaria a nivel internacional lo reconoce como medicamento contra el coronavirus, por lo que su distribución, comercialización y uso para el consumo humano es ilegal

linkedin